19 enero, 2010

LA ONU ASEGURA QUE FLUYE CON MAS INTENSIDAD QUE EN DIAS ANTERIORES....

Afectados por el terremoto intentan conseguir agua durante un reparto de alimentos en Puerto Príncipe- REUTERS

Una niña de cuatro años llora en un hospital de Puerto Príncipe.- REUTERS

Una niña camina en mitad de un cordón de seguridad de los soldados estadounidenses en una calle de Puerto Príncipe.- REUTERS


Decenas de personas que duermen entre los escombros en Cité Soleil esperan su turno en la cola para recoger agua.- Cristóbal Manuel







Catástrofe en Haití
La ayuda comienza a llegar a los damnificados del terremoto
La ONU asegura que fluye con más intensidad que en días anteriores.- Más 14.000 bolsas de comida y 15.000 litros de agua se distribuyen en Puerto Príncipe.- 90 personas han sido rescatadas con vida entre los escombros desde el seísmo
ELPAÍS.com / AGENCIAS - Madrid / Puerto Príncipe - 19/01/2010

La paupérrima población de Haití empieza a vislumbrar algo de esperanza, pese al descontrol, la falta de alimentos y el estado lamentable del país tras el terremoto. El Ejército estadounidense, en colaboración con la ONU, ha comenzado a dar comida y agua en Puerto Príncipe en un reparto que fluye con más intensidad que días anteriores, según la oficina de coordinación humanitaria de Naciones Unidas (OCHA). "La logística está aumentando su potencia, aunque sigue siendo prioritario seguir salvando a los heridos que necesitan urgente asistencia médica", ha dicho Elizabeth Byrs, portavoz de la OCHA.

Unos 2.000 marines y 1.000 soldados rasos estadounidenses han empezado a distribuir desde primera hora de hoy más de 14.000 bolsas de comida y 15.000 litros de agua en el noreste de la capital de Haití. Los militares norteamericanos han desembarcado en el infierno haitiano equipados con decenas de vehículos de tierra, una docena de helicópteros y cargamento médico.
Según ha informado Byrs en rueda de prensa desde Ginebra, el número de equipos de rescate procedentes de numerosos países ha aumentado hasta los 52, con un total de 1.820 trabajadores y 175 perros especializados, y en la semana transcurrida desde que la tierra tembló, han logrado sacar a 90 personas con vida de debajo de los escombros en Puerto Príncipe.
Problemas de infraestructuras e inseguridad
Sin embargo, la magnitud de la tragedia hace aún difícil el acceso al agua, alimentos y asistencia médica para los miles de heridos. Las fuerzas de Estados Unidos han logrado hacer llegar a la capital 45 toneladas de suministros, pero ahora afrontan el reto de distribuirlas por el país, algo complicado por la inseguridad y la falta de infraestructuras en el país.
En este aspecto, la portavoz de la OCHA ha informado que a partir de ahora, muchos equipos de rescate han empezado a trasladarse al exterior de Puerto Príncipe, a otras ciudades que han sufrido fuertes destrucciones, como Leogane, con entre un 80 y un 90% de los edificios destruidos, Jacmel, con un 60% de destrucción, u otras como Gressier o Petit Goave. "Los equipos sólo pueden llegar a esas localidades en helicóptero, pues las carreteras están muy dañadas", ha dicho.

El ex presidente de EE UU, Bill Clinton, quien ayer voló a Haití para hacer una entrega de suministros y conocer de primera mano cómo progresa la ayuda humanitaria, también ha puesto la voz de alerta ante la incapacidad para repartir convenientemente los cargamentos."El principal problema es el sistema de distribución, debido a la destrucción de las infraestructuras, de los propios ministerios", ha dicho el ex presidente en declaraciones a la CNN.

El teniente general Ken Keen, responsable de la Fuerza Conjunta que opera en Haití, ha hecho hincapié además en los problemas de inseguridad que se viven en algunas zonas, que crean problemas puntuales para la distribución de la ayuda. "Hay incidentes de violencia que nos impiden entregar la asistencia humanitaria y debemos de hacer frente a estos problemas", ha dicho el militar, quien ha destacado que la Misión de Pacificación de la ONU en Haití (MINUSTAH) está haciendo "todo lo que puede" para resolver este problema.
Estados Unidos, según ha indicado el teniente general Keen, se ha hecho cargo de uno de los cuatro puntos de distribución ue el Gobierno de Haití ha designado para repartir la asistencia humanitaria. Los otros tres están en manos de la Misión de Pacificación de la ONU.

Por su parte, la portavoz de la OCHA ha querido restar importancia a la violencia entre la población ya que, según sus palabras, la situación está bajo control. "Hay pillajes, pero en general la situación está controlada. Los convoyes de distribución de ayuda van con escolta", ha señalado pera recalcar que existe una gran coordinación entre la MINUSTAH, la fuerza de estabilización de la ONU, las fuerzas policiales haitianas, y las tropas estadounidenses que han llegado al país y que, controlan, entre otros, el aeropuerto de Puerto Príncipe.

Tanto Byrs como portavoces de otras agencias de la ONU han insistido en desoír las voces críticas sobre las supuestas intenciones de Washington hacia Haití y por su fuerte presencia militar en el país caribeño. "Trabajamos en estrecha colaboración con las fuerzas de EE UU y gracias a ellos funciona el aeropuerto de Puerto Príncipe, y debemos agradecérselo. Y además, ya han empezado a reparar el puerto", ha dicho Byrs.

Un hogar para los huérfanos
EE UU permitirá la entrada de niños huérfanos haitianos a su territorio. "Mientras seguimos centrados en la reunificación familiar en Haití, autorizar el visado humanitario para los huérfanos que pueden optar a la adopción en EE UU les permitirá recibir el cuidado que ellos necesitan", ha dicho la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano.

Para la aplicación de esta política se evaluará caso por caso y solo para los niños que legalmente hayan sido declarados por el Gobierno haitiano huérfanos que puedan ser adoptados en otro país y para aquellos que hayan sido adoptados por ciudadanos estadounidenses.
REUTERS