14 enero, 2010

LA MAYOR TRAGEDIA EN UNA MISION DE LA ONU

Un miembro de los cascos azules, ante la sede de la misión. AFP
Cuatro policías, 19 militares y 13 civiles de la Minustah, fallecidos
Entre los miembros de la misión hay 188 desaparecidos y 73 heridos


AFP Reuters París Naciones Unidas
Actualizado jueves 14/01/2010 14:07 horas


"Tristemente, podemos esperar que empezaremos a recuperar más cuerpos". Quien así habla es David Wimhurst, portavoz sobre el terreno de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (Minustah). La sede de la misión se desplomó con más de un centenar de personas dentro durante el terremoto que sacudió el país la noche del martes. Hasta ahora, se han confirmado 36 fallecidos y casi 200 desaparecidos en la 'familia onusiana'.

Numerosos extranjeros se han visto afectados por el seísmo en Haití, ya sean desaparecidos, heridos o víctimas mortales. Brasil, el país más afectado, lamentaba al menos 15 fallecidos, entre ellos 14 cascos azules, mientras la ONU ha continuado elevando el balance de muertos entre los miembros de su misión.
Hasta el momento se han confirmado 36 decesos entre el personal de la Minustah, lo que constituye la mayor pérdida de vidas que el organismo ha sufrido en un único suceso. Hasta ahora, la mayor tragedia en los 65 años del organismo había sido el atentado contra las oficinas de Naciones Unidas en Argelia, en diciembre de 2007, en el que fallecieron 17 empleados.

Se trata de cuatro policías, 19 militares y 13 civiles, según Wimhurst. El funcionario no ha precisado si los civiles eran expatriados o no. Asimismo, el portavoz ha indicado que hay casi dos centenares de desaparecidos (160 civiles, 10 militares y 18 policías) y 73 heridos.
El balance anterior hablaba de 22 muertos y unos 150 desaparecidos, todavía bajo los escombros.
El edificio que servía de sede a la Minustah se derrumbó en el momento del terremoto. Además de los brasileños, la ONU cuenta entre sus víctimas con tres policías originarios de Jordania, Argentina y Chad. Asimismo, habría 56 empleados heridos.
La organización no ha confirmado por ahora la muerte del jefe de la misión, el tunecino Hedi Annabi, cuya muerte anunció el miércoles el presidente haitiano, René Préval.
Wimhurst y el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, han dejado claro que, así como los esfuerzos por rescatar a su propia gente, Naciones Unidas está tratando de mantener el orden en el país y suministrar la ayuda. La fuerza de Naciones Unidas, que incluye unos 9.000 soldados y policías de 40 países, fue enviada al país en 2004 para tratar de estabilizar el país tras el derrocamiento del presidente Jean-Bertrand Aristide.
Extranjeros fallecidos
Además de los 14 cascos azules brasileños, también ha fallecido la misionera brasileña Zilda Arns, de 74 años, conocida por su trabajo frente a la ONG Pastoral de la Infancia.

Cuatro cascos azules chinos también han quedado sepultados bajo los escombros. Según Pekín, otras cuatro personas chinas residentes en Haití han desaparecido. Asimismo, tres canadienses han fallecido: una enfermera misionera originaria de Ontario, un geógrafo de Montreal de origen haitiano y su esposa.

El departamento de Estado estadounidense ha informado este jueves de la primera muerte confirmada de un ciudadano de su país, sin más datos. Entre 40.000 y 45.000 estadounidenses viven en Haití.

La muerte de dos franceses, empleados de una empresa especializada en la construcción de puentes ha sido confirmada por su empresa. El jefe de la diplomacia gala, Bernard Kouchner, ha indicado que 91 franceses heridos, siete de ellos graevs, han sido trasladados a isla de Martinica (Antillas francesas). Según explicó el miércoles el ministro galo, 50 de los 1.400 franceses residentes en Haití están siendo "activamente" buscados.

Sin noticias de muchos expatriados
En Europa, varios países están sin noticias de sus ciudadanos residentes en Haití, si bien debido a la dificultad de las comunicaciones podrían encontrarse bien pese a no haber dado señales. El ministerio español de Asuntos Exteriores también ha logrado ponerse en contacto con "casi la mitad" de la colonia española en el país, formada por unas 110 personas.

Cuatro polacos, entre ellos un miembro de la misión de Naciones Unidas y un estudiantes están desaparecidos.
El ministro danés de Asuntos Exteriores, por su parte, ha indicado no haber entrado en contacto todavía con dos de los 11 daneses que estaban en lugar del terremoto. La mitad de los 32 británicos censados como residentes en Puerto Príncipe todavía no han contactado con sus servicios consulares.

Lo mismo sucede con dos portugueses de los 14 presentes en Haití.
Unos 80 italianos también han sido contactados por Roma de los 190 en el país. En Latinoamérica, además de Brasil, dos chilenos han desaparecido, entre ellos la esposa de un general de la Minustah.
Senegal, por su parte, carece de noticias de "una veintena" de sus policías, gendarmes y guardas penitenciarios que formaban parte de esta misión.