25 enero, 2010

UN AVION CON 90 PERSONAS CAE AL MAR TRAS DESPEGAR DE BEIRUT....

Soldados libaneses recogen los restos de un avión accidentado esta madrugada en la costa cercana al aeropuerto de Beirut

El presidente libanés descarta un sabotaje.- Los servicios de rescate hallan 21 cadáveres
EL PAÍS / AGENCIAS - Beirut / El Cairo / Madrid - 25/01/2010

Un avión de las Líneas Aéreas de Etiopía se ha precipitado esta madrugada en el mar Mediterráneo frente a las costas de Líbano tras despegar del aeropuerto internacional Rafiq Hariri de Beirut. A bordo iban 90 personas, 83 pasajeros y siete miembros de la tripulación, ha confirmado el ministro libanés de Transporte, Ghazi al-Aridi.

Familiares de las víctimas del avión lloran en Beirut al conocer la noticia del accidente.-

El presidente libanés, Michel Suleiman, ha considerado "improbable" que el accidente sufrido por un avión se trate de un sabotaje. "Por ahora, es improbable un acto de sabotaje. La investigación determinará la causa", ha declarado Suleiman en rueda de prensa. Los servicios de rescate desplazados al punto exacto del accidente, a tres kilómetros y medio al oeste de la costa de la localidad de Na'ameh, han confirmado el hallazgo de 21 cadáveres. Las autoridades no esperan supervivientes.

El avión, un Boeing 737, despegó de Beirut a las 2.37 hora local (01.37 hora peninsular española) y volaba hacia el suroeste. El accidente se produjo momentos después de que la aeronave, que se dirigía a Adis Abeba, capital de Etiopía, despegase en medio de una gran tormenta con fuertes lluvias y desapareciese de los radares del aeropuerto.

En el aparato viajaban 54 libaneses, 22 etíopes, dos británicos y otros pasajeros de nacionalidad canadiense, rusa, francesa, iraquí y siria. Entre los pasajeros que iban a bordo del avión se encontraba la mujer del embajador francés en Líbano, Denis Pietton, ha comunicado la embajada francesa. El primer ministro libanés, Saad al-Hariri, ha visitado a los familiares de las víctimas en el aeropuerto de Beirut.
Varios testigos aseguraron que vieron caer el avión "envuelto en llamas" al sur de la capital libanesa. Muchos de los familiares han mostrado su indignación porque consideran que el avión no tenía que haber despegado por el mal tiempo. "Deberían haber retrasado el vuelo durante una hora o dos para proteger a los pasajeros. Había fuertes rayos y oímos los truenos en el despegue", ha declarado un familiar en una televisión local.

Ayuda de la ONU
El Gobierno libanés ha solicitado la ayuda de la Fuerza Interina de la ONU en Líbano (FINUL) y de otros países vecinos. Según la agencia Reuters, Chipre ya ha enviado un helicóptero de la policía para ayudar en la búsqueda de supervivientes.

La aerolínea etíope, que no ha hecho declaraciones acerca del accidente, es una de las mayores operadoras de vuelos regulares de África y expandió recientemente su red en Asia. El pasado viernes, anunció la compra de 10 Boeings 737-800 de última generación por 767 millones de dólares.