24 enero, 2010

MONSTREAL DEBERÁ ACLARAR EL PAPEL DE ONG Y MILITARES EN LA DEVASTADA HAITÍ...

Última actualización 24/01/2010@16:22:50 GMT+1

La conferencia internacional arranca este lunes en la ciudad canadiense con el objetivo de reorganizar la ayuda humanitaria tras el terremoto que ha causado la muerte a 150.000 personas según las últimas estimaciones del gobierno haitiano.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS 24.01.2010
Las esperanzas de muchos haitianos empiezan a centrarse en la ciudad canadiense de Montreal donde representantes de los principales países y organizaciones del mundo llegarán en las próximas horas para participar en una conferencia sobre el futuro de Haití.
La conferencia de representantes de Asuntos Exteriores y de responsables de organizaciones como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional se celebrará el lunes en la sede de la Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI), una de las agencias de la ONU y bajo la presidencia de Canadá.
El objetivo de la reunión es coordinar el torrente de ayuda humanitaria que se está dirigiendo hacía Haití para responder a las necesidades más inmediatas de los cientos de miles de haitianos afectados por el terremoto del 12 de enero y preparar una cumbre de líderes sobre la reconstrucción del país caribeño.Los primeros días de la respuesta internacional a la crisis provocada por el sismo de Haití estuvieron marcados por la descoordinación y, en algunos casos, soterrados enfrentamientos entre países.
El ministro francés de Cooperación, Alain Joyandet, se quejó la semana pasada de que Estados Unidos (que se hizo con el control del aeropuerto de Puerto Príncipe tras el sismo) estaba dando prioridad a sus vuelos en detrimento del de otras nacionalidades.Aunque las palabras de Joyandet fueron suavizadas posteriormente por declaraciones del primer ministro francés, Nicolás Sarkozy, el presidente de la reunión de Montreal, el ministro de Asuntos Exteriores canadiense, Lawrence Cannon, reconoció que una de las prioridades de la conferencia es la coordinación de esfuerzos.
A la reunión está previsto que asistan los responsables de Asuntos Exteriores de Estados Unidos (Hillary Clinton), Brasil (Celso Amorim) y Francia (Bernard Kouchner), así como el primer ministro haitiano, Jean-Max Bellerive.La vicepresidenta primera del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, asistirá en calidad de representante de la Unión Europea (UE).Y el canciller dominicano, Carlos Morales Troncoso, junto el ministro de Economía, Temístocles Montás, ya se encuentran en Montreal para tomar parte en la reunión.
A ellos se sumarán representantes de Argentina, Chile, Costa Rica, España, Jamaica, Japón, México, Perú, Uruguay, el Banco de Desarrollo Caribeño, CARICOM, el Banco Interamericano de Desarrollo, el FMI, la OEA, el Banco Mundial, la ONU y organizaciones no gubernamentales.
Precisamente una serie de ONG agrupada en torno a la Coalición Humanitaria, dijeron que la conferencia de Montreal debería establecer con claridad los papeles de las organizaciones humanitarias y del personal militar para proceder a la reconstrucción del país.
BALANCE DE 150.000 MUERTOS
La ministra de Comunicación de Haití, Marie Laurence Lassec, afirmó este sábado que la cifra de muertos a consecuencia del terremoto que el pasado día 12 asoló el país caribeño se incrementará a 150.000 antes de la noche de este domingo. Hasta ahora, el Ejecutivo haitiano ha confirmado la muerte de 111.499 personas. "Desgraciadamente pensamos que hasta el domingo van a aparecer 150.000 cadáveres", afirmó Lassec, que además confirmó los datos ofrecidos por el Ministerio del Interior haitiano, que informó este sábado de que se había encontrado 111.499 cadáveres.Lassec, por otro lado, negó que su Gobierno haya suspendido las tareas de rescate once días después del seísmo, y dijo que equipos mexicanos y dominicanos prosiguieron durante todo el sábado con las tareas de búsqueda de supervivientes, informa el diario colombiano 'El Espectador'.
Sobre los planes para reubicar a los aproximadamente 610.000 desplazados a consecuencia del terremoto, Lassec afirmó que se construirán dos campamentos donde realojarlos, aunque no especificó más detalles sobre el asunto.
ESPAÑA ENVÍA 20 AVIONES
La secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Soraya Rodríguez, anunció este domingo que España ya ha enviado veinte aviones cargados con ayuda humanitaria, equipos de rescate y de emergencia a Haití tras el terremoto y señaló que es, "con diferencia", el país de la Unión Europea que más aeronaves ha llevado al país.En una entrevista a la Cadena Ser, la responsable de la Cooperación Internacional española destacó que la respuesta de este país tras la catástrofe ha sido muy rápida y al respecto recordó que el día siguiente al terremoto ya partió desde la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid) un avión con equipos de rescate puestos por todas las Comunidades Autónomas que, como aseguró, "se han volcado en esta primera fase".
Rodríguez indicó que en los primeros momentos, desde la base aérea logística en Panamá también partieron hacia Haití, otros dos aviones con material de emergencia. Por otra parte, defendió que España es el tercer país donante en Haití, por delante incluso de Francia, y aprovechó para resaltar que la situación de emergencia en la que se encuentra el país caribeño no puede hacer olvidar "la miseria y la pobreza" en la que ya estaba sumido. "La reconstrucción de Haití tiene que ser una gran oportunidad para sacar al país del hueco en el que se encuentra. Tenemos que trabajar no para poner las cosas como estaban, sino para lograr un desarrollo a futuro, una viabilidad de país", aseveró.
Con respecto a la presencia militar estadounidense en la zona, Rodríguez defendió la coordinación "positiva" de las fuerzas y aseguró que no ha habido problemas con la posición de los marines norteamericanos aunque "sí una cierta sensación de desembarco".No obstante, defendió que la llegada de los marines demostró que éstos iban a "suplir" la actuación de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (Minustah), la fuerza que se encontraba en el país garantizando la seguridad pero a la que el terremoto había dejado "incapacitada" para ello. "Hemos trabajado bien. Era necesario que hubiera labores de organización", añadió.