06 enero, 2010

"TIGER VUELVE, POR FAVOR"....



Mientras se desconoce el paradero de Tiger Woods y el tiempo que pasará inactivo, en la PGA ya tiemblan con su ausencia

Tiger Woods levanta revuelo allí donde juega. Sin su estrella, la PGA pierde a su gran icono

Ramon Palomar / Agencias BARCELONA--
>La temporada 2010 del circuito profesional estadounidense, la PGA, arranca este jueves con la disputa del SBS Championship, en Hawaii, con la presencia de todos los ganadores del circuito norteamericano del 2009, excepto el más notorio de todos ellos, el número uno del mundo, Tiger Woods. El estadounidense, vencedor de seis torneos la pasada campaña, es la comidilla de todas las conversaciones entre sus compañeros, aunque todos tienen muy claro que su ausencia indefinida sólo puede perjudicar al circuito y, directamente a ellos.
La mayoría se mostraron afectados por su ausencia y por todo el revuelo que se ha creado aldededor de su persona que le ha llevado a desaparecer del mapa. Aunque la mayor preocupación de todos ellos es que los ingresos publicitarios desciendan vertiginosamente, y las bolsas de premios en los torneos, también caerán en picado, al igual que las audiencias televisivas. Toda una catástrofe para este deporte que trata de mantener su buen nivel económico a pesar de la crisis mundial.
Aunque negros nubarrones ciernen sobre el golf si Tiger decide alargar su retiro. Algunos analistas económicos estiman que el perjuicio para las marcas publicitarias será superior a los 8.000 millones de dólares (unos 4.800 millones de euros) lo que incidirá en jugadores, sedes de los torneos y en los propios ingresos para la Asociación de Golfistas Profesionales (PGA). “Miente el que diga que que no quiere ser el primero en tener a Woods en un torneo”, dijo Eddie Carbone, responsable del World Golf Championship, que se disputa en Miami, con 8,5 millones de dólares en premios, la mayor bolsa del circuito. “Le daría la bienvenida con los brazos abiertos”, dijo el director de Abierto de San Diego, donde Tiger es un habitual. “Cada vez que ha competido con nosotros ha tenido un gran efecto en el evento, sin ninguna duda”.El máximo responsable del circuito profesional, Tim Fincher, tampoco escondió su deseo de que vuelva lo antes posible. “Le queremos con nosotros lo antes posible y jugando”, dijo el comisionado en Nueva Zelanda, en diciembre. “Seguro que viviremos una temporada 2010 muy buena, sin depender del tiempo que Tiger esté fuera, pero no hay duda de que ningún deporte puede aguantar sin su mejor jugador fuera por mucho tiempo”.
Si la PGA parece resignada a perderle por un tiempo, en otros continentes no tiran la toalla para verle en acción. Los responsables del Masters de Australia, le animaron a tomar parte en el próximo certamen. Woods recibió un fijo de tres millones de dólares por jugar en Melbourne pero se calcula que su impacto dejó en la economía local 31 millones. Todo un negocio seguro.
La temporada 2010 del circuito profesional estadounidense, la PGA, arranca este jueves con la disputa del SBS Championship, en Hawaii, con la presencia de todos los ganadores del circuito norteamericano del 2009, excepto el más notorio de todos ellos, el número uno del mundo, Tiger Woods. El estadounidense, vencedor de seis torneos la pasada campaña, es la comidilla de todas las conversaciones entre sus compañeros, aunque todos tienen muy claro que su ausencia indefinida sólo puede perjudicar al circuito y, directamente a ellos. La mayoría se mostraron afectados por su ausencia y por todo el revuelo que se ha creado aldededor de su persona que le ha llevado a desaparecer del mapa.
Aunque la mayor preocupación de todos ellos es que los ingresos publicitarios desciendan vertiginosamente, y las bolsas de premios en los torneos, también caerán en picado, al igual que las audiencias televisivas. Toda una catástrofe para este deporte que trata de mantener su buen nivel económico a pesar de la crisis mundial.Aunque negros nubarrones ciernen sobre el golf si Tiger decide alargar su retiro. Algunos analistas económicos estiman que el perjuicio para las marcas publicitarias será superior a los 8.000 millones de dólares (unos 4.800 millones de euros) lo que incidirá en jugadores, sedes de los torneos y en los propios ingresos para la Asociación de Golfistas Profesionales (PGA).
“Miente el que diga que que no quiere ser el primero en tener a Woods en un torneo”, dijo Eddie Carbone, responsable del World Golf Championship, que se disputa en Miami, con 8,5 millones de dólares en premios, la mayor bolsa del circuito. “Le daría la bienvenida con los brazos abiertos”, dijo el director de Abierto de San Diego, donde Tiger es un habitual. “Cada vez que ha competido con nosotros ha tenido un gran efecto en el evento, sin ninguna duda”.El máximo responsable del circuito profesional, Tim Fincher, tampoco escondió su deseo de que vuelva lo antes posible. “Le queremos con nosotros lo antes posible y jugando”, dijo el comisionado en Nueva Zelanda, en diciembre. “Seguro que viviremos una temporada 2010 muy buena, sin depender del tiempo que Tiger esté fuera, pero no hay duda de que ningún deporte puede aguantar sin su mejor jugador fuera por mucho tiempo”.Si la PGA parece resignada a perderle por un tiempo, en otros continentes no tiran la toalla para verle en acción. Los responsables del Masters de Australia, le animaron a tomar parte en el próximo certamen. Woods recibió un fijo de tres millones de dólares por jugar en Melbourne pero se calcula que su impacto dejó en la economía local 31 millones. Todo un negocio seguro.
El fabricante de videojuegos EA Sports también le apoya
Algunos de sus principales patrocinadores, com Gillete, Accenture, AT&T, Gatorade o la marca de relojes Tah Heuer, han decidido retirar el apoyo al jugador, aunque no todas. En su momento, la firma Nike manifestó su deseo de mantenerse al lado de Tiger a pesar de la mala publicidad que estaba generando en los últimos meses. Y el que también seguirá a su lado es el fabricante de video juegos, Electronic Arts, que utiliza su imagen desde hace una década y que tiene pensado lanzar en muy poco tiempo, la última versión. Según EA Sports, sólo en Estados Unidos, los juegos en los que se utiliza la imagen de Woods han generado unos ingresos estimados de 670 millones de dólares.