08 diciembre, 2009

TIGER SE PASA DE PEGADA....


CARMEN VILLAR MIR ESTOCOLMO
Hace una semana, todos creíamos que Tiger Woods era el hombre más feliz, cabal y cumplidor de la tierra y que su vida con la bella sueca Elin y sus dos preciosos hijos, pura novela rosa. Hoy, tras el mea culpa público del campeón, tenemos que reconocer que Woods, el mejor de todos los tiempos que jamás haya pisado un campo de golf, esa máquina de ganar con nervios de acero y capacidad de machacar psicológicamente a cualquier rival, no es el chico bueno y algo tímido que todos imaginábamos, sino un auténtico Don Juan con ganas de marcha con mujeres de dudosa reputación. Sus cualidades como deportista y su caridad no le han librado de caer al búnker del escándalo y del cotilleo, sazonado con el morbo de violencia doméstica, drogas y una vida secreta al margen de la pública.
Con la velocidad de una de esas bolas que vuelan sobre el césped tras un perfecto drive, se ha derrumbado. Costaba creer las historias sobre amantes y aventuras clandestinas que se achacaban a este chico fuertote con cara de niño bueno, pero han resultado ser ciertas. Y ha sido el mismo Woods, desde su página web, quien confiesa haber traicionado a su familia, pide perdón y promete penitencia.

Un accidente de coche destapó la caja de los truenos.
El viernes 27 de noviembre a las 02.25, Woods, con shorts y descalzo, salió corriendo de su casa de Orlando, Florida, se metió en su Cadillac SUV y chocó contra un árbol. Hoy se da por cierto que su mujer le propinó un golpe, palo de golf en mano, tras una encendida discusión provocada por un SMS de Woods. Elin, un gatito cuando esta contenta y tigresa si se enfada, confrontó a Tiger con sus infidelidades y fue quien le causó las heridas en la cara. Jesper Parnevik, también golfista, que presentó a Elin a su amigo, ha aconsejado a la sueca que la próxima vez use un drive en vez de un hierro 3.

El motivo de la discusión fue un artículo del diario sueco Aftonbladet en el que se desvelaban los amoríos del famoso y unos mensajes que su esposa descubrió en su móvil. Hoy se han publicado alguno de esos 300 SMS de Jaimee Grubbs, en los que concertaba una nueva cita con Tiger: «Amor mío, también te echo de menos no contestes. Te veré el domingo a las ocho».

Tres amantes
Aunque todos los fans de Woods deseaban que todo fuera puro cotilleo, parece que ya no hay duda de que Tiger mantenía relaciones no con una, sino con tres amantes: Rachel Uchitel, Jamiee Grubbs, una camarera nocturna de 24 años, que cuenta y no para sobre sus experiencias sexuales con el «Tigre» durante tres años, y Kalika Moquin. Las tres, jóvenes, guapas y dotadas de todos los atributos femeninos que hacen a una mujer deseable. Los medios suecos informan que estas jóvenes han recibido millones de dólares por permanecer en silencio.
De hecho, Rachel Uchitel no apareció en la rueda de prensa que había convocado hace un par de días. Grubbs ha confesado que Tiger y ella tomaron a veces droga durante sus orgías sexuales. Por su parte, la Policía, que no ha recibido denuncia alguna de malos tratos, ha comunicado que no hay causa abierta contra el golfista y que sólo tendrá que pagar 110 euros y perder 4 puntos de su carnet de conducir.

Ni Tiger ni Elin quisieron recibir a los agentes de tráfico, a los investigadores, ni a sus amigos porque necesitaban tranquilidad. La realidad es que no querían que nadie viera el recibidor destrozado de su vivienda por los golpes del palo de golf de la sueca. La madre de Woods estaba allí la noche del escándalo y Elin, que comprendió que su suegra había actuado como una vulgar Celestina de su hijo, empleando las visas de éste en hoteles y restaurantes mientras él permanecía junto a sus amigas, también le ha declarado la guerra.
Millones en juego
En el terreno económico se habla de cifras astronómicas. Elin tiene un contrato firmado por ambos antes de su enlace (5 de octubre de 2004) que le garantiza de 10 millones de dólares por los primeros 10 años de casados. El deportista, además de comprar el silencio de sus «flirts», ha ofrecido a Elin 35 millones hoy y 550 millones más (280 millones de euros en total) si permanece a su lado siete años más. No sabemos cómo reaccionará esta moderna valkiria, sí que la finca que pensaban comprar en el archipiélago de Estocolmo por 1,7 millones de euros ya figura en el Registro a nombre de Elin.