20 junio, 2010

LLUVIA Y MUNDIAL DE FÚTBOL "CONSPIRAN" CONTRA ELECCIONES EN COLOMBIA..



Los colombianos no han acudido de manera masiva a las urnas, algo que, no obstante, podría revertirse después del partido de Brasil.

por Alejandro Tapia C. Enviado especial a Bogotá - 20/06/2010 - 13:28
Compartir Cuando a los bogotanos se les pregunta quién ganará hoy, sus espontáneas respuestas no tienen nada que ver con las elecciones presidenciales, sino con el Mundial de Futbol de Sudáfrica. “Como se han dado las cosas, quién sabe, pero a los equipos sudamericanos les ha ido bien”, dicen. Precisamente la Copa del Mundo y también la intensa lluvia que ha caído en Colombia en las últimas horas, han conspirado contra los comicios para elegir al sucesor del Presidente Alvaro Uribe.
Hasta ahora las elecciones se han desarrollado en completa calma, aunque sí con el temor de las autoridades de que la votación no sea masiva. De hecho, al momento de emitir su voto, el favorito Juan Manuel Santos rogó para que los colombianos salgan de sus casas para sufragar. Lo mismo hizo su rival, el ex alcalde de Bogotá Antanas Mockus, y el propio Uribe. De hecho, el mandatario aseguró que es “mucho más agradable” ver los partidos de fútbol después de votar.
Pese a que Colombia no participa en el Mundial sudafricano, los partidos de hoy (Eslovaquia/Paraguay, Italia/Nueva Zelandia y Brasil/Costa de Marfil) han despertado gran interés entre los colombianos, altamente futbolizados. Por otro lado, debido al amplio favoritismo de Santos (las encuestas le dan un 65% de intención de voto), ha llevado a muchos a creer que la “carrera ya está ganada”.
Temprano en la mañana, Santos acudió a misa junto a su esposa e hijos, para luego sufragar en el Liceo Francés de Bogotá. Lo propio hizo Mockus. En la primera vuelta del pasado 30 de mayo, votó el 49% del padrón electoral, casi 15 millones de colombianos. Sin embargo, esta vez se espera una afluencia mucho menor, que podría afectar la legitimidad de Santos y acarrearle eventuales problemas de gobernabilidad. “Estoy con cosquilleo, pero tengo confianza”, dijo durante la mañana el llamado “delfín” de Uribe.