13 junio, 2010

EL SINDROME INGLES.....


Green, tras recibir el gol ante EEUU.
Reuters

Green se añade a la lista de los grandes fiascos bajo los palos
Óscar Fornet
Madrid

Actualizado domingo 13/06/2010 13:21 horas
Inglaterra podría verse de nuevo en manos de David 'Calamidad' James, 39 años y una larga lista de cantadas a su espalda, la más notable en Viena ante Austria durante la clasificación para la Copa del Mundo de 2006. El veterano guardameta Portsmouth o Joe Hart, suplente del norirlandés Shay Given en el City, se disputarán el puesto bajo los palos del maldito arco inglés si ante Argelia (18 de junio) Fabio Capello decide finalmente castigar a Robert Green tras su imperdonable error ante EEUU.

Las palabras de Capello no habrán reconfortado excesivamente al deprimido Green. ¿Apoyo incondicional? ¿Reafirmación de su puesto? Para nada. "Hablaré con él antes de tomar una decisión", se limitó a comentar el técnico italiano antes de recurrir al tópico de que el "error de un portero llama mucho la atención". El 'mareo' de Green costó dos puntos a una de las favoritas al título y volvió a evidenciar un problema crónico en la portería que un día defendieron Gordon Banks y Peter Shilton.

Pero incluso el nombre de Shilton, el último portero inglés de prestigio, forma parte de la leyenda negra. Para muchos, la 'mano de Dios' nunca debió subir más alto que la suya en los cuartos de final de México '86 [Vea el vídeo]. El balón enviado por Jan Domarski tampoco debió haber encontrado un agujero bajo su cuerpo en 1973, el día en que Polonia impidió a Inglaterra clasificarse para el Mundial de 1974 [Vea el vídeo].
Inglaterra aún sigue buscando un recambio para Shilton, retirado a los 48 años y 125 convocatorias con su selección. Antes de él sólo existía el mal recuerdo de Peter Bonetti, suplente de Banks en los cuartos de final disputados ante Alemania en el Mundial de 1970. Un disparo de Beckenbauer sin demasiada potencia se coló bajo su brazo y dos salidas en falso permitieron a la selección germana remontar un 0-2 [Vea el vídeo].
Hoy nadie se acuerda de Bonetti. Existen demasiados ejemplos más recientes. El mencionado David James o David Seaman fueron los primeros en ampliar la colección. Seaman, el hombre que aún se desvela por las noches cuando su memoria le traiciona recuperando aquel pelotazo de Nayim desde el centro del campo para entregar la Recopa de Europa al Zaragoza [Vea el vídeo] , vivió una situación similar en el Mundial de 2002 al comerse una falta de Ronaldinho mientras esperaba un centro, no un remate a puerta [Vea el vídeo].
Los últimos capítulos de esta tragicomedia los firman, casi a dúo, Paul Robinson y Scott Carson. La Inglaterra de Steve McClaren cayó de manera humillante ante Croacia y quedó fuera de la Eurocopa 2008. De nuevo los errores de sus porteros sentenciaron a Albión. En los Balcanes, Robinson no acertó a despejar y la pelota pasó bajo su pie y llegó a la red [Vea el vídeo]. En Wembley, durante el partido de vuelta, Carson hizo bueno un remate inocente de Niko Kranjcar [Vea el vídeo].
Al poco tiempo de sentarse en el banquillo de Inglaterra, Fabio Capello no tardó en comprender que su primer problema comenzaba por el dorsal uno. Lo primero que hizo fue zanjar un debate incómodo: "Manuel Almunia es español y por tanto para mí no cuenta", dijo. Quizás hoy se arrepienta de no haber nacionalizado al guardameta del Arsenal.