19 junio, 2010

ALICANTE VUELVE A PRIMERA...


La afición del Hércules celebra el ascenso a Primera.
Roberto Pérez
El Hércules regresa a Primera División 14 años después tras derrotar al Irún
El club ha acabado tercero con Tote, Portillo o Rufete en su plantilla
Esteban Vigo sube por segundo año consecutivo tras ascender al Xerez
El Betis seguirá en Segunda pese a su victoria en casa ante el Levante

Actualizado sábado 19/06/2010 19:43 Catorce años después, el Hércules vuelve a ser equipo de Primera División. El equipo de Alicante lo tenía todo a favor en la última jornada de Liga de Segunda División, dependía de sí mismo, y atrapó el último billete hacia la élite tras derrotar sin demasiados apuros al Real Unión. La alternativa era el Betis de Víctor Fernández, que ganó en casa para nada.
El Hércules se engancha a la Real Sociedad y al Levante y vuelve a asomar la cabeza en una categoría que el próximo curso tendrá dominio valenciano. Hasta cuatro equipos de la Comunidad Valenciana jugarán la temporada que viene en Primera División: Valencia, Villarreal, Levante y Hércules. Ninguna otra autonomía aporta tantos clubes. Nunca antes hubo tantos equipos de la Comunidad Valenciana en Primera.
El último en subirse al carro ha sido un Hércules reconstruido con promesas y actores secundarios descartados por grandes de la Liga. Farinós, Rufete, Tote o Portillo han devuelto a Primera al cuadro alicantino, que no desfilaba por Primera desde 1996. Entonces, bajó, entre otras cosas, por la reestructuración de una Liga que mandó a cuatro equipos a Segunda. El Hércules bajo con tanta fuerza que un año después caía a Segunda B.
Los últimos 14 años el club del constructor Enrique Ortíz ha ido reconfigurándose. El año pasado se quedó cuarto, acariciando el ascenso, y este año lo ha conseguido.
"Es una final, y en una final sólo se gana", avisaba esta semana Esteban Vigo, técnico herculano. Su equipo cierra la temporada con nueve derrotas, 14 empates y 19 victorias. Él sube a Primera por segunda vez consecutiva tras meter al Xerez el año pasado.

Temporada irregular
El año del Hércules ha sido más que irregular. Tras 22 jornadas en los puestos VIP, el Hércules cayó en el feudo del Elche, su eterno rival, y a partir de ahí encadenó siete partidos sin lograr marcar en portería ajena.
Tras seis derrotas consecutivas, quemó el colchón de 11 puntos y cayó de la zona noble. Salió a flote tras un empate en las frías tierras de Soria y le volvió el pulso a falta de ocho jornadas para liquidar el asunto, dos meses de pasión en las que acribilló al Córdoba y al Albacete (sendos 4-0) y se mostró contundente en encuentros clave como la visita a Cartagena (0-0) o el postrer triunfo ante el Rayo Vallecano (2-1).
Antes de la pájara, el Hércules logró un resultado que, cosas de las ciencias exactas, vale un ascenso. El empate a uno en el estadio Ruiz de Lopera (3-2 en la ida) le ha valido el 'goalaverage' favorable. El Betis deberá esperar, un año más; el Hércules tiene cita en la élite.