03 septiembre, 2009

JACKO, UNA TARDÌA Y CARA DESPEDIDA....


El entierro, previsto para la pasada madrugada con la asistencia de Brooke Shields, Gladys Knight, Diana Ross y la familia, cuesta 150.000 dólares

Los Ángeles / Oviedo, Agencias / J. B. Los informativos televisivos de ayer al mediodía volvían a dedicar minutos a Michael Jackson.

En realidad la información sobre el rey del pop no paró desde el pasado 25 de junio, el día de su muerte. Ayer se contaba que el entierro, además de privado y muy familiar, costaría 150.000 dólares, todo un dineral para decir adiós a este mundo dos meses largos después de fallecer.

En esta ocasión el dinero saldrá de los propios beneficios que genera Jacko tras su muerte, además de las propiedades y fortuna que ya tenía. Finalmente se tenía previsto enterrarlo (la ceremonia estaba fijada para las dos de la madrugada hora española) en el cementerio de Forest Lawn, en el que el cadáver del creador de «Thriller» fue depositado una vez se le hizo la autopsia.

Es un cementerio exclusivo de famosos blancos, entre ellos actores como Clark Gable. El entierro del cantante, que estaba calculado para 30 minutos, iba a ser en la exclusiva Terraza Sagrada del Gran Mausoleo, un área de acceso restringido que mantendrá su tumba protegida de curiosos, fanáticos y saqueadores. «No intenten venir porque no serán capaces ni tan siquiera de ver el verde de la hierba del Forest Lawn», alertó el sargento Tom Lorenz a los seguidores del artista, informa la agencia «Efe».

Durante el sepelio, al que según la prensa local acudirían entre otros Diana Ross, Corey Feldman y Brooke Shields, cantaría Gladys Knight. Como explica la revista «People», la Terraza Sagrada del Gran Mausoleo es una edificación construida sobre arquitectura italiana del siglo XIII y en la que los muros y suelos de cada cripta son de hormigón armado, añade la agencia «Efe». Para que nada falte, hay una réplica de la «Piedad» de Miguel Ángel y una reproducción de «La última cena» de Da Vinci. Ambas obras están situadas en una iglesia del cementerio. Además del citado Clark Gable, allí descansan Bette Davis o el recientemente fallecido David Carradine.

La familia, que pidió Donuts especiales para esta última ceremonia y que tenía pensado reunirse en un restaurante italiano, sigue pendiente de las investigaciones tras conocerse recientemente los informes oficiales de la autopsia, en los que el equipo forense califica de «homicidio» su muerte. Jackson falleció a causa de sobredosis de varios fármacos, principalmente por efecto de Propofol, un potente anestésico que le administró su médico personal, el doctor Conrad Murray.