06 julio, 2010

MUNDIAL SUDÁFRICA 2010: URUGUAY PARALIZADO POR LA SEMIFINAL....

">

Verónica Psetizki
Montevideo

Cuando se juegue el partido por la semifinal de la Copa del Mundo este martes, Uruguay parecerá un país fantasma.
La casi totalidad de los 3,4 millones de habitantes estarán encerrados en casas, comercios u oficinas, siguiendo paso a paso los movimientos de la selección celeste en el enfrentamiento contra Holanda por un lugar en la final.
Bancos y oficinas cambiaron el horario de atención al público y cerrarán sus puertas a las 14:00 (hora local), una hora y media antes del comienzo del partido.


 
El presidente José Mujica junto a algunos ministros, viendo el partido Uruguay-Ghana.

Aquellos que no lograron escapar del trabajo se sumaron a una campaña para pedir que la jornada fuera declarada feriado.
A través de una página de internet, www.martesferiado.com, y de un grupo en Facebook al que se unieron más de 11.000 personas, promueven que los trabajadores se atrevan a decirle a su jefe que este martes no trabajan.

Algunos ya lo hicieron, como los empleados del transporte colectivo. El gremio del sector dijo que no se trata de una medida sindical pero que muchos choferes faltarán a su trabajo, por lo que habrá menos servicios.
Para algunos esto puede ser un problema, ya que, como ha pasado en días anteriores cuando jugó Uruguay, las horas previas al partido fueron una locura en el tránsito, con cientos de personas intentando llegar a horario al lugar donde habitualmente miran los encuentros por televisión.

"Por cábala, veo todos los partidos en la casa de un amigo. Somos seis y desde que ganamos contra Francia todos tenemos prohibido faltar", le contó a BBC Mundo Rodrigo Pereira.

De parabienes
Este vendedor en Montevideo ofrece banderas uruguayas para el encuentro frente a Holanda.

Varios miles verán la semifinal en pantallas gigantes, en lugares céntricos de la ciudad, por lo que el desplazamiento de personas antes y después del encuentro con Holanda será intenso.
Algunos disfrutarán más que nunca de este partido, en sus flamantes y -a fin de cuentas baratos- televisores LCD. Es que una empresa de venta de electrodomésticos prometió devolver la mitad del valor de los televisores si la selección uruguaya pasaba a las semifinales.

"Estoy feliz por Uruguay y porque, además, la tele de pantalla plana me salió casi regalada", le dijo a Beatriz Beltrán, una beneficiaria de la promoción.
La firma ya está devolviendo el dinero a los "varios miles" de clientes que aprovecharon el incentivo, dijo el gerente general de Barraca Europa. La empresa obtuvo un seguro antes de iniciar su campaña.

Recibimiento de honor
Gane o pierda Uruguay este martes, la euforia que produjo el pasaje a semifinales ya garantizó un agasajo pocas veces visto a una selección uruguaya.

Mujica fue a despedir a los jugadores cuando partieron hacia Sudáfrica.

Cientos de miles de personas esperarán la llegada del equipo en el aeropuerto y está prevista una larga caravana de automóviles siguiendo el recorrido de los jugadores.
Los ministerios del Interior y de Deporte están analizando cómo homenajearlos. Se evalúan algunas ideas, como convocar a la población a aplaudirlos en el Estadio Centenario.
También, si Uruguay llega la final, se analiza la posibilidad de instalar una pantalla gigante en una de las tribunas de la cancha.
El presidente José Mujica, quien despidió a la selección en una cena en el centro de entrenamientos y llamó por teléfono al capitán, Diego Lugano, antes de cada partido, recibirá personalmente al equipo a su llegada.