02 julio, 2010

MESSI ESTORNUDA, ARGENTINA TIEMBLA...

Messi se retira del césped antes del entrenamiento de Argentina.

Ap


La estrella argentina sufre una fuerte congestión, aunque de momento no tiene fiebre, y Maradona no le permitió entrenarse con el resto

Cecilia Caminos (Dpa)
Pretoria

Actualizado viernes 02/07/2010 10:00 horasDisminuye el tamaño del texto Aumenta el tamaño del texto Comentarios 76

La prensa argentina buscaba a su '10' por el césped del estadio Loftus Verself, en Pretoria, pero nada. Ni rastro de su estrella en el último entrenamiento albiceleste antes de partir para Ciudad del Cabo, donde el sábado (16.00) se cruza con Alemania por un puesto en las semifinales del Mundial. ¿Dónde estaba Messi? ¿Por qué no se entrenaba junto con el resto de compañeros, formando con los titulares? Ruido de alarmas, de teléfonos, aviso de bomba en la Argentina.
El susto duró poco, lo que tardó Andrés Ventura, el jefe de Prensa de la selección americana, en abrir la puerta para dar explicaciones: "Leo tiene una fuerte congestión, no está con fiebre". Puff... Respira, Argentina, respira. Messi "está congestionado, con estado gripal", confirmó el médico del equipo, Donato Villani. "¿Fiebre? No", tranquilizó el especialista. Fuentes de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) precisaron que el jugador, de 23 años, fue hasta el campo de entrenamiento pero "Maradona le dijo que se volviera y no entrenara".

Messi no faltará, por tanto, al duelo en Green Point. Indisponible para la práctica el último genio del fútbol mundial, en la sesión pudo intuirse a Nicolás Burdisso ganándole el puesto a Walter Samuel, mientras que Maxi Rodríguez podría ocupar de nuevo el lugar de Verón.

Maradona ratificó en tanto su confianza en Ángel di María, quien todavía no logró sentirse cómodo en el plantel, y lo puso en la banda izquierda. Argentina formó hoy así con Sergio Romero en el arco, Nicolás Otamendi, Martín Demichelis, Burdisso y Gabriel Heinze en la defensa; Maxi Rodríguez, el capitán Javier Mascherano y Di María en el mediocampo; Javier Pastore (en el lugar de Messi), Gonzalo Higuaín y Carlos Tévez.

El partido por los cuartos de final genera amplia expectativa, ante la ambición argentina de continuar avanzando en Sudáfrica y los antecedentes del choque con Alemania, como la derrota por penales en las mismas instancias del Mundial 2006. El defensor Martín Demichelis advirtió en una rueda de prensa que Alemania tiene "un juego aéreo importante, jugadores de contextura física muy alta" y que es una selección que fue "creciendo mucho desde que empezó el Mundial".

'Si hubiera jugado así, como Terry contra Alemania, no podría haber vuelto al país', asegura Demichelis"Ojalá podamos hacernos desde el primer momento dueños de la pelota. Alemania nos va a esperar cerca de la mitad de la cancha y va a apostar a una salida rápida", advirtió el jugador del Bayern Múnich. Destacó además a Miroslav Klose, Lukas Podolski y Mesut Özil, "que apareció en este Mundial de manera increíble".

Subrayó además que el reemplazante de Michael Ballack, Bastian Schweinsteiger, "tiene mucho más despliegue y distribuye muy bien el mediocampo". "Schweinsteiger es el que maneja el equipo alemán y habrá que frenarlo", señaló. Demichelis aseguró en tanto que los cuestionamientos de Schweinsteiger a las "provocaciones" de los argentinos fueron "un acto de nerviosismo y respeto". "Creo que nos tienen mucho respeto desde que en marzo les ganamos, y les ganamos bien", afirmó Demichelis, en referencia al amistoso en que Argentina se impuso por 1-0 a Alemania en Múnich.

"Ojalá podamos repetir el mismo partido", deseó el defensor, quien por otra parte desestimó las críticas en su contra. "Están buscando el punto débil", argumentó. "Si yo en particular hubiera jugado así, como jugó (John) Terry contra Alemania, no podría haber vuelto al país", aseveró Demichelis.

"Sé que estoy recibiendo las críticas, o que soy el jugador más cuestionado, pero prefiero que me critiquen a mí y no a los jugadores de adelante. Sé que puedo salir de esta situación como lo demostré cinco días después del error con Corea del Sur", que le valió el único gol en contra de Argentina en ese partido.