01 marzo, 2010

MILES SE DESNUDAN PARA FOTOGRAFIA EN CALLES DE SIDNEY...










Voluntarios desnudos posan para el artista estadounidense Spencer Tunick frente al teatro de la Opera de Sidney para ser fotografiados. Mar 1, 2010.


Por Michael Perry

Voluntarios desnudos posan para el artista estadounidense Spencer Tunick frente al teatro de la Opera de Sidney para ser fotografiados. Mar 1, 2010.

Unos 5.200 australianos posaron sin ropas frente al teatro de la Opera de Sidney el lunes para una fotografía del artista Spencer Tunick, en otra de sus clásicas instalaciones de desnudos ante fondos urbanos.

En un día frío y nublado que pareció marcar un comienzo adelantado del otoño, el desnudo masivo fue titulado "Mardi Gras: The Base" y tuvo como propósito celebrar el Mardi Gras de gays y lesbianas de Sidney del fin de semana pasado.

A medida que salía el sol, Tunick instruyó a los participantes a hacer una serie de poses, desde pararse, tenderse, e incluso abrazarse mejilla con mejilla, durante más de una hora.

"Quería que todas las parejas se abrazaran y besaran, todos los amigos se besaran y todos los extraños hicieran lo que se les diera la gana", dijo Tunick mientras dirigía a la multitud.

Algunos participantes se vieron sorprendidos por cuán asexual e igualador fue el evento.

"Pensé que sería un poco incómodo, pero es divertido porque cuando estás desnudo y todos los demás también lo están, sientes como si estuvieras vestido, porque todos se ven igual", dijo Steven Anglier, quién usó una peluca para sobresalir en la foto.

"Es una experiencia muy extraña porque crees que podría haber algo sexual detrás, pero no lo hay", agregó.

Tunick ha producido casi 100 instalaciones en varios países del mundo, y dice que su trabajo no es sobre exhibicionismo o erotismo, sino que busca revelar la vulnerabilidad de la vida en un duro paisaje urbano.

Pero ese argumento no ha convencido a las autoridades en Estados Unidos, donde Tunick ha sido arrestado siete veces.
Su mayor instalación fue en México el 6 de mayo del 2007, cuando fotografió a 18.000 personas en la Plaza del Zócalo en Ciudad de México.