14 marzo, 2010

"COCÓ" FARIÑAS, EL DISIDENTE QUE HA PUESTO EN JAQUE A LOS CASTRO....


El disidente, muy debilitado por su huelga de hambre
El opositor cubano es atendido por un médico. AFP
Ya ha utilizado este sistema de protesta en otras 23 ocasiones

Actualizado domingo 14/03/2010 07:04 horas

Guillermo Fariñas, periodista y conocido disidente del régimen cubano, lleva desde el pasado 24 de febrero en huelga de hambre. 'Coco' Fariñas ya ha utilizado este sistema pacífico de protesta contra el Gobierno castrista en otras 23 ocasiones. La última, en 2006, duró ocho meses y pretendía conseguir el uso abierto de Internet para todos los cubanos. Su lucha acabó el 31 de agosto de 2006 cuando miembros de la oposición en Cuba lograron convencerlo de que comiera algo. Su estado, en ese momento, era muy crítico.
Ésta vez Fariñas ya ha dejado claro cuál tiene que ser el final en este intento: 'O ganan ellos o gano yo", ha explicado aclarando que está dispuesto a llegar hasta el final y acompañar a Zapata en la lista de los mártires del régimen.

La muerte de Orlando Zapata ha sido el último detonante para que Fariñas vuelva a iniciar una huelga de hambre y un símbolo para la disidencia cubana que ha reavivado sus protestas. El mismo día del sepelio, agentes del Gobierno interceptaron el coche del periodista y de otros compañeros cuando acudían al funeral de Zapata, deteniéndoles y golpeándolos, según explicó el mismo Fariña.

Desde ese momento, el disidente tomó la decisión de cerrar la boca para comer y beber pero no para mantener la voz firme y pedir la liberación de 26 presos políticos, cuyo estado de salud es muy delicado.

Cuatro presos de conciencia le acompañaron en su protesta, pero sólo el periodista sigue sin alimentarse y dio orden a su familia de que se le traslade al hospital sólo cuando pierda la conciencia.

Con la cabeza rapada y en un estado de delgadez extrema, Fariñas tuvo que ser ingresado el pasado jueves después de sufrir el segundo colapso desde que inició la huelga. En la cama 18 del hospital de Santa Clara, ha recibido sueros y azúcares por vía intravenosa que han conseguido estabilizar su salud, por ahora.

Su madre, enfermera de profesión, explicó que Fariñas estuvo una hora inconsciente y que sufre neuropatías, deficiencias cardiacas y otras complicaciones.

Durante todos estos años, Fariñas ha sido calificado de "mercenario" y "delincuente común" por el gobierno cubano mientras enlazaba una huelga de hambre con otra. Ha pasado 11 años en la cárcel y ha sido uno de los disidentes más activos con esta forma pacífica de protesta.

"Quiero que la opinión pública mundial y el pueblo de Cuba comprendan que la muerte de Zapata Tamayo no fue un hecho aislado, un error o una casualidad, que Orlando fue asesinado por el Gobierno cubano, como quizás harán conmigo", advirtió Fariñas antes de iniciar su ayuno voluntario.