25 octubre, 2009

MICHAEL JACKSON...Y ESTO SERÀ TODO, AMIGOS....


La película. "This is it" se estrenará el miércoles por la madrugada El País habló en exclusiva con uno de los bailarines de "Jacko" y con su guitarrista La película. En "This is it" se ve a Jackson como director y en forma Brasil y Uruguay son lo únicos países de Latinoamérica que la exhibrán en simultáneo con Los Angeles
SEBASTIÁN AUYANET

El último documento que registra a Michael Jackson con vida y en actividad lleva el nombre This is it. Jugando con la ambivalencia de la frase en inglés, Jackson quería marcar a fuego el final de su carrera con el espectáculo definitivo. El que rompería, una vez más, todos los esquemas de la música pop.
El escenario no parece rudimentario ni improvisado.
No es una sala de ensayo cualquiera, sino el mismísimo Staples Center de la ciudad de Los Angeles. Michael Jackson está ensayando en el estadio de basquetbol una coreografía con su grupo de bailarines seleccionados en un casting. Una guitarra eléctrica entra al escenario y el artista se le acerca, comienza a bailar pegado a ella.
Junto a Jackson hay otros dos protagonistas. Una es quien ejecuta la guitarra, Orianthi Panagaris. El otro es Shannon Holtzapffel, uno de los bailarines de su nueva cuadrilla.
Ambos estaban también aprontándose en los camerinos del estadio para otra sesión de ensayos destinados a las cincuenta grandes citas del O2 Arena de Londres. Pero llegó la información que al principio parecía un absurdo rumor corriendo por internet.
Kenny Ortega, el director artístico del show, se lo preguntó muchas veces al promotor que lo llamó para anunciárselo: "Otra vez, ¿qué dijiste?". La respuesta era siempre la misma. Hizo que su asistente lo volviera a llamar y repitiera la pregunta.

"Es que Michael estaba flaco, pero parecía saludable, no lo podíamos creer", dice Shannon, un bailarín australiano que se subió a un avión ni bien se enteró de que estaba invitado al casting. "Este fue el punto más alto de mi carrera. No sé para dónde va a ir ahora", dice.
"Dame las horas para ensayar y la gente, y vamos a poder hacer más de 50 shows. No te preocupes por lo que como y por mi energía. Cuando tenga al público adelante, todo va a salir. Ellos son mi comida, lo que me da fuerza", decía Michael a Ortega.
Es probable que esa misma sensación haya sido experimentada por Shannon y Orianthi, dos chicos de 24 años en el arranque de sus carreras.
El sentimiento de ambos al referirse a This is it parece similar al que tuvo mucha gente el día del velorio de Michael Jackson en ese mismo Staples Center: ambos están promoviendo un gran evento hecho de algo que no va a suceder y que quedó a mitad de camino.
Aunque se intente maquillar, eso es indisimulable: "fue muy fuerte estar, de repente, sumergido en una marea de medios que llamaban todo el tiempo para averiguar cosas negativas de Michael. Es tremendo estar promoviendo algo así, pero de todos modos es increíble como, para que esto tenga relevancia, hay que contar algo negativo o que se sospeche de Michael".

Para Shannon, lo mejor que se podrá ver en la película es la faceta del Jackson como director integral del espectáculo, labor que compartía con Kenny Ortega. "Michael no quería que la gente viera nada de esto, pero yo creo que es un regalo para la gente verlo trabajar por fuera del escenario y ver esa cosa tan grande que estábamos armando. Es una de las pocas cosas que el mundo no ha visto de él", explica.

"Como director era excelente. En el proceso de trabajo fue impresionante verlo dominar todas las áreas. Era extremadamente obsesivo y estaba al tanto de todo. Iba creando a medida que se ensayaba". No sólo eso; Shannon señala que Jackson se cuidaba mucho las energías. "Nos hacía parar cada tanto para preservar su energía. No podés bailar al 100% en un ensayo, y mucho menos él que hacía tiempo que no lo hacía. Pero en vivo definitivamente lo iba a tener", afirma Shannon. El día de la audiencia tuvo a Ortega y al artista mirándolo con detenimiento. Cuando se enteró de que había quedado tuvo la chance de encontrarse a Jacko sobre el escenario, y de abordarlo. "Eso hubiera justificado todo lo que hice para llegar a esos tres días de audición".

Para el bailarín, This is it tenía mucho más connotaciones que el simple regreso de "Jacko" a los escenarios. En esos tres meses de ensayos, el artista se encargó de mostrarles qué era lo que quería comunicar en sus conciertos: "El show no era sólo de Michael Jackson como Rey del Pop bailando, sino que tenía un mensaje. Contarle a la gente, al mundo lo que hay que hacer con la tierra y con la gente", explica.
VIRTUOSA. Orianthi Panagaris, también australiana, fue descubierta con apenas 15 años por un grupo de fanáticos que fueron a ver al prodigioso guitarrista Steve Vai en Australia. Al poco tiempo de esa actuación con su grupo, Carlos Santana llegó para tocar en el estadio de tenis Memorial Drive de Adelaida, su ciudad. El mexicano sabía de Orianthi y la llamó para hacer una zapada en la prueba de sonido. Luego de ella, le pidió que tocara durante el show. Así, esta chica de orígenes griegos que también comenzó una carrera solista -su disco sale también antes de fin de mes- se volvió una de las sesionistas preferidas de grandes artistas internacionales. Grabó un video con Prince para una firma de artículos electrónicos, fue invitada al festival de guitarristas Crossroads que organiza Eric Clapton y fue parte de la banda de Carrie Underwood. Sin embargo, la experiencia definitiva para ella fue la de ocupar un sitio importante en un espectáculo que le daba más libertad de lo que pensaba.
"Yo creo que ante todo, esto me dio la oportunidad de creer más en mí y en mis habilidades. Tuve mucha libertad de parte de Michael, que me dejaba muchos espacios para hacer solos y para proponer desde el sonido. Él me decía `este es tu momento y te tenés que mostrar, te va a estar viendo un montón de gente`. No era ilógico que en cada ensayo todos estuviéramos así de motivados", cuenta la guitarrista. "Todos los artistas con los que trabajé son grandes perfeccionistas, pero creo que con Michael todos sentíamos que estábamos trabajando para el regreso de algo demasiado grande. Algo que se pensaba que no iba a suceder. Íbamos a tocar Black or white, por ejemplo, todo pintaba demasiado bien", añade.
Orianthi fue contratada a través de su agencia de management, que le comunicó que la producción de Jackson se había interesado por sus videos. "El trato fue muy cercano. Todavía recuerdo las salidas de los ensayos, cada uno yéndose hacia su coche en las afueras del estadio y Michael saludándonos a todos hasta el otro día. Cuando en mi Twitter vi esas actualizaciones sobre el ataque y su internación me quedé en shock. Una vez en el staples, todo fue aún más surreal".
Tanto para Orianthi como para Shannon, This is it tiene relevancia porque es el último trabajo en la historia de un Michael Jackson que no mostraba algo propio desde principios de década: "Éste es su último trabajo, aunque sea un boceto. Creo que lo mejor es verlo con tantas ganas y tanto empuje, totalmente dedicado a hacer de esto un regreso que nadie se imaginaba", dice Orianthi. El bailarín añade: "Todo esto lo inventó él. La industria del pop. Así que todo lo que salga de aquí adentro será inspirado por él. No sé si habrá algo más grande que Michael Jackson, pero es algo que estará bueno esperar a que suceda. Recuerdo que le estaba agradeciendo por la oportunidad y la inspiración; todo lo que soy es por él. Y él me negó el agradecimiento. `Gracias a vos`, me dijo".

Previa de alfombra
Desde el martes a la medianoche, Moviecenter organizará una alfombra roja con varios invitados que oficiará de previa de la proyección. El evento de la película comenzará sobre las 2 de la mañana, momento en que Uruguay y Brasil se convertirán en los únicos países de Sudamérica en recibir This is it en el mismo momento en que se estará estrenando en Los Angeles.
La alfombra roja será emitida por Canal 12 en directo.
El País Digital

2 comentarios:

LITERATURA HISPANOAMERICANA dijo...

Qué hermoso artículo el que incluiste en tu blog.
Me parecen muy honestas las palabras del bailarín y de la rubia guitarrista. Puedo imaginarme en su lugar... ser iluminado por una SÚPER NOVA!!!!!!
Michael es y será único e irreemplazable.
En Guatemala también estamos esperanco con ansias el estreño... será como vivir un concierto en vivo, sentir a Michael, oírlo... vivirlo.

adaalexandra.0129 dijo...

es muy emocionante saber lo que vivio Michael en el tiempo que compartio con los artistas que iban a estar en los conciertos.Ese reportaje lo muestra como el ser humano maravilloso que era