01 octubre, 2009

DELEGACION OLIMPICA SALE A COPENHAGUE...

">


Chicago espera ansiosa elección de sede de Juegos Olímpicos de 2016

Por Mira Oberman (AFP) –

CHICAGO, EEUU — Chicago, la tercera ciudad de Estados Unidos y feudo del presidente Barack Obama, espera ansiosa la elección el viernes en Copenhague por el Comité Olímpico Internacional (COI) de la sede de los Juegos Olímpicos de 2016.

El presidente Barack Obama, cuya casa en Chicago se encuentra cerca del sitio olímpico propuesto por la 'Ciudad de los vientos', debía partir desde Washington este jueves rumbo a la capital de Dinamarca para poner en juego su prestigio al servicio de su ciudad de adopción y para ayudar a que Estados Unidos vuelva a albergar unos Juegos Olímpicos.

La superpotencia mundial ya organizó cuatro veces la máxima justa del deporte, la última vez en Atlanta en 1996.
Este viaje políticamente arriesgado de Obama ya generó críticas de la oposición. Pero el haberse involucrado personalmente -la primera vez que lo hace un presidente estadounidense- es un apoyo para la candidatura de la gran ciudad del estado de Illinois (norte).

Chicago aparece como favorita para ser elegida como sede junto a Rio de Janeiro, que espera convertirse en la primera ciudad sudamericana en albergar unos Juegos Olímpicos.
Tokio, la única de las cuatro postulantes que ya organizó la justa en 1964, aparece junto a Madrid como una de las dos ciudades con menores posibilidades de ser nominadas por la centena de electores del COI.

Estas cuentan a su favor con el hecho de que un grupo de habitantes de Chicago no quiere saber nada con la organización de los Juegos en su ciudad.
Seis manifestantes fueron procesados después de que dañaran una bandera de "Chicago 2016" desplegada en un sector del centro de la ciudad donde habrá una velada pública para seguir la elección de Copenhague.

El evento, al que asistirán miles de personas, corre el riesgo de empalidecer ante la fiesta que se prepara en la célebre playa de Copacabana por parte de la candidatura de Rio de Janeiro.
Y la reciente difusión de un video mostrando la muerte de un adolescente a manos de una banda de jóvenes en Chicago puso en aprietos a las autoridades, obligando al portavoz de la Casa Blanca a declarar que la violencia entre los jóvenes no es "un problema específico de Chicago".
La opinión pública se muestra dividida por la posibilidad de que la ciudad organice los Juegos. Una encuesta del diario Chicago Tribune mostró que el 47% de las personas interrogadas está a favor y un 45% en contra.

Muchos consultados manifestaron su inquietud por los costos que representa organizar el evento en una ciudad que ya ha pagado el precio en materia de dificultades económicas y de escándalos ligados a hechos de corrupción.
Los responsables de la candidatura reconocen dichas inquietudes pero muestran sus propias encuestas, en las que el 72% de los habitantes de Chicago y el 82% de los estadounidenses apoyan a la ciudad.

Los pro-Chicago estiman que la fuerza de su candidatura radica en la geografía de la ciudad y en su experiencia en acoger grandes eventos culturales y deportivos en la ribera del lago Michigan.
Chicago se apoya en un proyecto compacto en el que el 85% de las competencias se llevarán a cabo en un anillo olímpico de 8 kilómetros de diametro con una villa olímpica que permitiría al 90% de los atletas vivir a menos de quince minutos de las instalaciones deportivas.
Además, la mayoría de las pruebas se realizarán en sitios ya existentes, reduciendo el costo económico y el impacto ambiental.