30 octubre, 2009

CRECEN RUMORES DE UNA FOTOGRAFIA DE MICHAEL JACKSON EN AUTOPSIA...

Presuntamente se ve a El Rey del Pop con la cabeza rapada, los ojos abiertos y el rostro sin maquillaje

La imagen de Michael es muy distinta a la que se conocía del cantante. /Archivo

Los rumores de que circula una fotografía tomada a la autopsia de Michael Jackson aumentan, y de ser cierto podría considerarse la más seria violación de seguridad al equipo de investigadores asignados en el caso del cantante.

La imagen que se ha difundido como profesional y de buena calidad, muestra los restos de Jackson con los ojos abiertos, acostado boca arriba en una mesa de metal. Fue captada la cabeza rapada del cantante, el rostro sin maquillaje, una cicatriz y los ojos tatuados y se muestra el lado izquierdo en un ángulo de 30 grados.

Ed Winter, jefe encargado del Servicio Forense de Los Angeles, señaló que su oficina no hará ningún comentario respecto a la autopsia de "El Rey del Pop" y explicó que no podría decir quién estuvo presente, aunque muchas personas estuvieron en el lugar para el estudio post-mortem.

Winter dijo que conoce a quienes estuvieron presentes y qué fotografías fueron tomadas, y aseguró que podría ser capaz de determinar si las fotos fueron tomadas y si son auténticas.
La presencia de la cicatriz en la mejilla podría ser la clave para confirmar si imagen es real o falsa, han señalado expertos que saben que el cantante tenía esa marca y que la cubría con maquillaje.
Esta no sería la primera vez que se difunden fotos tomadas por autoridades, y el caso más reciente fue la filtración de una imagen de la cantante Rihanna, después de haber sido agredida por su entonces novio, Chris Brown, el pasado 8 de febrero.

La foto la posee el dueño de un conocido restaurante de Los Angeles y ha sido ofrecida a medios de comunicación. De ser real, podría alcanzar la cifra de un millón de dólares de acuerdo a expertos de la industria.

Michael Jackson murió el pasado 25 de junio cuando se preparaba para una gira de 50 conciertos en Londres. El forense dictaminó que el deceso fue causado por un abuso e intoxicación de medicamentos para controlar el dolor y combatir el insomnio.