29 octubre, 2009

LA ULTIMA ALFOMBRA ROJA DE JACKSON...

Ojos para Jackson
Unas gafas con el rostro de Jackson y una gorra con las fechas de su nacimiento y muerte son el atuendo de esta admiradora de Los Ángeles
FRANCE PRESSE - 2009-10
La fiebre Jackson, en Taiwan
Un chica maquillada con las iniciales de Michael Jackson acude a la presentación de la cinta en Taipei (Taiwan)
REUTERS - 2009-10-28


En Colombia
AP - 2009-10-28

El coreógrafo y el director
Kenny Ortega (a la derecha), director del filme y Travis Payne (coreógrafo de la gira de Jackson) saludan al público congregado en Los Ángeles
AP - 2009-10-28

En las calles
Un admirador de Jackson baila en Nueva York frente al cine Regal E-Walk
AP - 2009-10-28
Índice

La modelo Paris Hilton acude a la gala en Los Angeles


La 'jacksonmanía' resucita
El estreno planetario del documental 'This is it' sobre el cantante fallecido Michael Jackson moviliza a los fans de todo el mundo
2009-10-28

El estreno del documental 'This is it', sobre los últimos ensayos del cantante, congrega a 5.500 invitados famosos
ROCÍO AYUSO - Los Ángeles - 28/10/2009

Michael Jackson lo resumió a la perfección al final de This Is It: "Al menos sabemos por donde va". Él se refería al ensayo de uno de sus clásicos, Billie Jean, pero su muerte el pasado junio le da un sentido más amplio a sus palabras convirtiendo el estreno de This Is It en una prueba del concierto que nunca fue.
Un sentimiento agridulce que pesó en la alfombra roja que condujo al teatro Nokia de Los Ángeles donde se celebró el estreno mundial del esperado documental musical y frente por frente al lugar en el que tuvieron lugar los ensayos que se muestran en la cinta. Un estreno que se realizó de forma simultánea en otras 16 pantallas en todo el mundo y que se extenderá a un total 15.000 cines en 99 países durante las próximas dos semanas. Como dijo Kenny Ortega, coreógrafo y director del filme así como amigo de Jackson, This Is It "no es el viaje" que tenían en mente cuando comenzaron a preparar la vuelta del rey del pop a los escenarios. "Pero teníamos que hacerlo por sus fans", resumió al presentar una película que está dedicada precisamente a ellos, a los seguidores de Jackson.
Anoche era el momento. Michael Jackson desplegaba de nuevo la alfombra roja de Hollywood. Cientos de fans y decenas de caras conocidas no se han querido perder el estreno mundial de su obra póstuma. Ni siquiera sus hermanos. Aquellos que dijeron que no la iban a ver. Los que faltaron fueron sus hijos, que prefieren ver la cinta en privado. Pero la entrada a la leyenda no sólo era exclusiva de Estados Unidos. El estreno se ha extendido durante la madrugada a otros 15 países. Pantallas gigantes lo anunciaban en Londres mientras que otros esperaban ya sentados en Berlín. Pero en todos, incluso en Corea o Pekín, los atuendos de muchos fans no eran muy distintos. Ni siquiera en España donde algunos privilegiados pudieron disfrutar anoche del preestreno. Porque hasta hoy no llegará a los cines. A 19.000 cines de todo el mundo. Sólo estará en cartel dos semanas, tiempo en el que se esperan recaudar 400 millones de euros. El espectáculo está más vivo y rentable que nunca.
Estos fans flanquearon con pasión y curiosidad la alfombra roja que conducía al teatro Nokia, repartiendo guantes blancos en recuerdo de su ídolo y vistiendo camisetas con su nombre. También profesaron su amor a Jackson a gritos, en la calle o en el cine. Una pasión que también estuvo en la alfombra roja por la que pasaron los 5.500 invitados a esta ceremonia incluidos Jennifer López, Will Smith, Macy Grey, Jennifer Love Hewitt, París Hilton, el alcalde Antonio Villaraigosa o cuatro de los hermanos del cantante, Jermaine, Randy, Tito y Marlon, que dijeron no haber visto antes el último testimonio de la obra de Jackson.
Otros hermanos como La Toya Jackson se han negado a verlo. En su opinión, su hermano era un perfeccionista y se habría negado a mostrar a sus fans algo incompleto, fruto de más de 120 horas de material rodado durante los ensayos y que en su mayor parte era para utilizar como referencia o para su colección privada. El asistente de producción y coreógrafo Travis Payne defendió el filme disculpando la imperfección de las imágenes con la frescura que da al espectador esa cámara oculta en los últimos días de la vida de un genio. "Finalmente la gente disfrutará del Michael que yo conocí", subrayó con orgullo en medio de esta polémica. Son más los que le dan la razón porque Elizabeth Taylor no dudó en compartir en Twitter su alegría por un filme que la hizo llorar al mostrar "el talento divino" que tenía Jackson. Ella vio el documental en un pase privado pero los aplausos y vítores del público en el estreno al final de cada uno de los números musicales -como si se tratara de un concierto en vivo- coincidieron con su opinión.

En la industria de Hollywood ya se comenta que This Is It tiene todos los elementos para convertirse en el documental musical más taquillero de la historia, una buena inversión para los estudios Sony que pagaron 60 millones de dólares por los derechos de distribución de esta obra.
El cálculo se apoya en el triunfo del tema musical del mismo título en las listas de los más vendidos, una canción que se espera que para final de semana supere las 300.000 copias con lo que se convertiría en la sexta obra de Jackson que se coloca en el número uno del pop. También se apoya en el fervor de unos seguidores que en honor de Jackson tomaron durante esta gala de estreno el corazón de Los Ángeles compitiendo con la pasión de otros aficionados, los de los Lakers, que ataviados con camisetas amarillas y moradas se habían reunido frente por frente para apoyar a su equipo en el comienzo de una nueva temporada.