28 octubre, 2009

"MICHAEL JACKSON NO TENIA DEPRESIÒN SINO ESPERANZAS EN EL FUTURO"...


entrevista Kenny Ortega coreógrafo
28/10/2009

Se trata de un trabajo documental con imágenes de los ensayos que el artista estaba realizando con vistas a la serie de conciertos que iba a protagonizar en Londres y que ha dirigido Kenny Ortega, conocido por sus tres series de la película High School Musical.

—¿Cuándo conoció la muerte de Michael Jackson?—

Estábamos en el Staples Center de Los Ángeles esperándole. Habíamos tenido un ensayo con él la noche anterior y pensábamos que iba a llegar al teatro, pero no fue así.

—¿Qué le llevó a dirigir «This is It»?—Esta es una película en la que comparto con el público el proceso creativo y el período de desarrollo del proyecto que realizamos Michael y yo entre abril y junio. No es la película de un concierto, es algo más íntimo. Michael siempre quiso dejar constancia de su profesionalidad y explicar su proceso artístico, pero esta es la primera vez que lo vemos participar en todas las etapas: las reuniones, los ensayos, el intercambio de opiniones con la banda...

—¿Eran muy amigos?

Éramos amigos en el ámbito profesional. En lo personal llevábamos vidas independientes. Mi relación con él era muy profunda, pero profesional. Cada vez que me llamaba siempre dejaba lo que estaba haciendo para acudir a su lado. Esta era una nueva aventura.


—¿Notó en Jackson algún malestar en los días previos a su muerte?

No. Lo que puedo decir es que estaba muy feliz de participar en estos conciertos después de un período oscuro en su carrera y en su vida. No estaba agotado en el escenario como se ha dicho, tenía fuerzas para realizar todos los números. El quería demostrar lo que podía hacer por sus hijos, ahora que son mayores y capaces de apreciar su trabajo y su pasión por el escenario, lo quería hacer por sus fans, que todavía le son fieles. Contó con ellos incluso durante los momentos más trágicos de su vida. Michael quería reanudar su relación ellos y lanzar un mensaje a través de canciones como Heal the World y We Are the World. Todavía tenía mucho que decir como artista. No sufría estrés o depresión, eso no existe cuando haces algo con tanta pasión.

—Sin embargo siguen vivos los rumores de que había sido obligado a realizar estos conciertos por el dinero….

—Mi respuesta fue decirle a Michael que terminara en Londres. El quería planear una gran gira mundial después de los cincuenta conciertos, ese era su sueño. Tenía muchas esperanzas puestas en el futuro.

—¿Acudía con sus hijos a los ensayos?

Sí, sus hijos vinieron muchas veces con Michael y a él le gustaba saber su opinión. Los niños son adorables, muy educados, muy normales, se entusiasmaban con el trabajo del padre, son muy inteligentes. De su otra familia solo supe después de su muerte, cuando trabajé en su funeral aquí en Los Ángeles.