21 febrero, 2010

WOODS "VOLVERÉ ALGÚN DIA, PERO NO SE CUANDO"...


Tiger Woods durante su comparecencia. (Foto: REUTERS)

'Tengo un largo camino que recorrer pero estoy dando los pasos correctos'
'Mi comportamiento no da derecho a los medios a perseguir a mi hija de dos años, a mi mujer o a mi madre'
'Algunos han dicho cosas que nunca ocurrieron, como que consumí drogas'

'¿Cómo pude ser tan tonto? ¿Cómo pude hacerle esas cosas a mi familia?'
Mario Díaz

Actualizado sábado 20/02/2010 18:07 horas
Rodeado de amigos, algunos familiares y (pocos) periodistas, Tiger Woods volvió a la luz pública. El californiano compareció ante las cámaras de forma voluntaria por primera vez desde que comenzase el escándalo que ha estremecido al mundo del golf. Leyó una declaración y no admitió preguntas, aunque, en cualquier caso, no dio respuesta a la gran pregunta: "Volveré algún día, pero no sé cuando".

Vestido de traje pero sin corbata. Cariacontecido pero firme en sus palabras. La primera aparición del todavía número uno del golf mundial era una de las noticias más esperadas. Se ansiaban unas explicaciones que el californiano, sin embargo, no ofreció. Arropado, entre otros, por su madre -se abrazó a ella nada más concluir la lectura de su 'comunicado'-, Tiger repitió una y otra vez lo que en tantas ocasiones ha publicado en su página, sus disculpas a todos: "Estoy profundamente decepcionado por mi irresponsable comportamiento".
Consciente del daño provocado, especialmente "a mi mujer, a mis hijos, a mi familia política, a mi madre...", el golfista de Cypress hizo propósito de enmienda públicamente tras señalar que han sido 45 los días que ha pasado en una clínica recibiendo "terapia intensiva" y que "empezando mañana mismo" seguirá "con el tratamiento", pues "tengo un largo camino que recorrer pero estoy dando los pasos correctos en la dirección correcta".

El californiano quiso centrar todo el escándalo en su persona, en su figura, y quizás por eso apuntó que entiende que todos tengan preguntas sobre lo sucedido "pero es un problema entre Elin y yo". Tiger Woods insistió en su petición de privacidad para los suyos: "Mi comportamiento no da derecho a los medios a perseguir a mi hija de dos años, a mi mujer o a mi madre. Por favor, dejadlos tranquilos".
Además, Woods salió al paso de las diversas informaciones que apuntaban a que fue su mujer quien le golpeó con un palo de golf la noche del accidente y que las heridas no se las produjo en el accidente de tráfico: "Elin nunca me ha herido, ni aquella noche ni ninguna otra. Nunca ha habido un episodio de violencia en nuestra familia". Un desmentido al que sumó otro más: "Algunos han dicho cosas que nunca ocurrieron, como que consumí drogas".

Será la indefinición sobre su retorno a los torneos profesionales, pero Tiger no dio un solo paso atrás en el reconocimiento de su culpa. "¿Cómo pude ser tan tonto? ¿Cómo pude hacerle esas cosas a mi mujer y a mis hijos?". Él mismo tiene la explicación: "Sabía que mis acciones eran equivocadas pero me convencí a mí mismo de que las normas no se me aplicaban. Pensé que podría escapar de todo lo que quisiera, que tenía derecho gracias al dinero y la fama".
Una declaración en condiciones con la que el ganador de 14 títulos de Grand Slam espera "encontrar espacio en vuestros corazones para que volváis a creer en mí algún día", aunque es plenamente consciente de que las "verdaderas disculpas no llegarán en forma de palabras, sino con mi comportamiento a lo largo del tiempo".