08 febrero, 2010

Por AMY WILENTZ
Publicado: 6 de febrero 2010
Los Angeles
Muchas de las escenas de este terremoto me han recordado los primeros días.
En primer lugar, se subió a la plaza central amplio que era el corazón del gobierno de Haití en la mañana del 7 de febrero de 1986. Jean Pocas horas antes, cuando era todavía de noche, yo había visto-Claude Duvalier, heredero a la dictadura de su padre, huir del país con su esposa, hijos y madre, la conducción de un sedán BMW por la carretera del aeropuerto y llevarlo a un Unidas avión de carga con destino a los Estados de Francia. Había dejado tan tarde que estaba agotado cuando llegó la aurora, pero todos llegaron a la amplia plaza a ver lo que el nuevo día traería. Experimento de Haití con la democracia había comenzado, algo así.

Sin el Sr. Duvalier, Haití era un país nuevo, o así lo imaginado, y así los haitianos imaginar, también, en un principio. Ese 7 de febrero, hace 24 años hoy, pertenecían a la población haitiana, y desfilaron por las decenas de miles de personas en la plaza. Éstos fueron rodeados por las estructuras de gobierno de Haití: el palacio, en primer lugar, y de los Duvalier paralítico, subutilizadas del Ministerio de Justicia, y tantos otros edificios municipales que habían sido cargados con la podredumbre y la corrupción. Por la gente acudía en tropel, llevando recién cortado las ramas en sus puños en alto, como símbolos de una nueva vida. Con la dinastía de los desalojados, por fin, el Estado haitiano, finalmente podría llegar a su misión - para servir al pueblo de Haití.

Los haitianos no sólo se había librado de Baby Doc, después de todo. También había empezado a borrar el legado de su padre, François Duvalier, una figura histórica más importante que Jean-Claude. Papa Doc, quien murió en 1971 y legó al país a sus 19 irresponsable-hijo de dos años, había gobernado durante 14 largos años como un dictador anticuado. Él utilizó el aparato del Estado para barrer a sus enemigos, para espiar a los dirigentes de la oposición y al asesinato percibida y real de sus rivales, de sus familias, sus criadas, sus perros. Salió de cadáveres en las esquinas a la putrefacción, quemaron casas, a veces con los habitantes encerrados dentro, mentía sin vergüenza a los funcionarios extranjeros y la prensa y cerrar todos los discurso en la casa. Patrullaba el campo con una red de subalternos y matones.

Con su gobierno ultraviolencia, Papa Doc definir una señal para el gobierno de Haití que ha sido copiado desde entonces, pero nunca duplicado. Sin embargo, su régimen se basa no sólo en la violencia, sino también en la ideología. Se había llegado al poder como un noiriste, un defensor de poder negro en un país donde el poder negro tenía un significado singular para poner fin al imperio de la élite mulata de Haití, que había estado en el control de la economía del país y de la vida cosmopolita de más de de un siglo, y cuya hegemonía se había fortalecido por los Estados Unidos durante su ocupación militar desde 1915 hasta 1934.

Papa Doc quería lo que la élite había, literalmente, (casas, cuentas bancarias, las empresas, la tierra, el estado), y el poder negro era la ideología que utiliza para justificar sus depredaciones. Fue el Midas de la corrupción, sin embargo, y noirisme en Haití se ha deshecho de su gobierno. A pesar de la oscuridad de la clase media piel estaba facultada durante su régimen, en el momento de su hijo fue derrocado (teniendo en cuenta su esposa, de piel y polémica con él), la mayor parte de esa clase también ansiosos por ver el fin del duvalierismo. Cleptocracia rígida de la familia se había empobrecido aún más a Haití y aislados, y todo el mundo quería salir. (Y la historia continúa: la semana pasada, un tribunal suizo accedió a liberar a más de 4 millones de dólares, sin duda, las ganancias mal habidas a Jean-Claude Duvalier.)

El fervor de esa mañana de febrero, casi un cuarto de siglo atrás inundaron los días y semanas que siguieron, y una especie de movimiento especial surgido de la voluntad de la gente para el cambio y un nuevo orden social. Fuera del paisanos: a las oficinas de Ernest Bennett, el padre de Jean-Claude-en-ley (un distribuidor de BMW, curiosamente). "Para los Duvalier país" casa en el lado de la montaña por encima de Port-au-Prince. Para las casas de los funcionarios duvalierista, partidarios, encargados de hacer cumplir. En la sede de la Tontons macoutes, la policía secreta de los Duvalier.

En cada uno de estos lugares, la multitud enojada y alegre se reunieron para participar en lo que era por entonces se llamaba la dechoukaj, o desarraigo, en creole haitiano. En todo el país, en las aldeas de montaña y las ciudades costeras, el mismo fenómeno. Pieza por pieza, por lo general sin necesidad de herramientas, la gente tomó por objetivo edificios y eliminar lo que había dentro, la supresión de la dinastía de la arquitectura del país.

En St.-Marc, en la costa oeste, vi a la gente quitan accesorios de baño de la casa de un tonton macoutes, y colocarlas fuera. El Delmas Road, en Port-au-Prince, los vi grabar archivos de un funcionario y romper su televisor. En la casa de campo de los Duvalier, los azulejos de las paredes fueron tomados de uno en uno. En la sede de Macoute en Pétionville, el pequeño, letrinas, como celdas de la prisión fueron destruidas y todo el mobiliario destrozado. Bajo la influencia permisiva de dechoukaj, la gente fue demasiado lejos, y había muchas ejecuciones sumarias horrible de tontons macoutes y otros. Al final, la población descendió en el cementerio nacional de Port-au-Prince y piedra por piedra, bloques de cemento por bloques de cemento, baldosas de azulejo, poner a la ruina el mausoleo de la familia Duvalier elaborada feo.

Dechoukaj podría destruir el cemento y la exhumación de los muertos, pero podría duvalierismo nunca bastante desarraigar. Duvalierismo, resultó que era un estado político de la mente, no un fenómeno derivado de una sola cifra. En un país totalmente empobrecido por su patrimonio histórico y geopolítico, no dechoukaj plenamente podía arrancar de raíz la cultura política de larga data: el deseo de un líder fuerte para hacer mejor las cosas por sí solo, el recurso populista reflexiva a un culto de la personalidad, las tendencias autocráticas de la clase política.

Así, mientras que Haití avanza en su experimento con la democracia, fue con paso vacilante. En 1990, los haitianos eligieron un ex sacerdote católico Jean-Bertrand Aristide, una especie de dechoukeur político él mismo, en las primeras elecciones libres y justas en la historia del país. Sin embargo, los golpes, una élite desconfiada, intervención extranjera y su propio pequeño tendencias duvalierista d conspiró para destruir a la presidencia de Aristide.

En un baile político complicado y prolongado, el Sr. Aristide fue finalmente seguido por René Préval, cuyo gobierno, aunque sin duda no incandescentes, tuvo una influencia calmante sobre la marea turbulentas de la política haitiana. En el mejor de dechoukaj, con su desmontaje del programa, hicieron posible que este político, aparentemente menor a subir, un presidente que practica una marca especial de pasivos, la debilidad de la política del hombre.

Durante las últimas semanas, los analistas extranjeros han dado a entender que el terremoto puede haber socavado incluso estos modestos avances democráticos. Pero lo que vi en Haití después del desastre me ha llevado a una conclusión diferente. A pesar de la muerte del terremoto y la destrucción eran de una escala inimaginable, es posible que en un momento de gran après-dechoukaj, un momento de construcción democrática de arriba.

No hay hombre fuerte ahora, no juntas, no Duvalier a decirle a la gente qué hacer. (No Presidente Aristide, ya que, desde su exilio en Sudáfrica, está llorando por el terremoto frente a las cámaras, y con la esperanza de volver a casa.) Por el contrario, el propio pueblo haitiano se han manifestado en el campo dechouked y se pusieron a reconstruir del país.
Esto es lo que vi mientras viajaba por todo el país a pie y en moto de una semana después del sismo: las familias y grupos de vecinos la colocación de los refugios, las personas que cooperan con las organizaciones de ayuda para obtener comida para sus barrios plana; docentes auxiliares contratados por los padres en los barrios de chabolas de nueva construcción para enseñar y divertir a los niños cuyas escuelas se cayó (alrededor de 300 profesores en una conferencia murió durante el terremoto, cuando se derrumbó su sala de reuniones). Los hombres que trabajan en equipo para eliminar los materiales de construcción reutilizables a partir de los restos. Mujer barriendo los escombros de los caminos con su gracia, escobas primitiva. Los jóvenes el cuidado de los heridos en clínicas improvisadas.

Tal vez la destrucción total, se concentra la mente. En estas condiciones, do-it-yourself, simplemente la democracia funciona mejor. El presidente tranquilo, que opera detrás de las escenas con la comunidad internacional, en lugar de pavonearse ante la prensa extranjera y afirmando que va a arreglar todo, es quizá en este momento, no de un líder tan malo para la democracia en Haití, después de todo.

Cuando se está en los escombros de Port-au-Prince - tan recientemente un afecten e incluso una adorable ciudad que funciona con combustible complicado, hypercharged de caos, cables, decantación de cerdo, el smog, torretas de pan de jengibre, aceite de cocina caliente, ron, peleas de gallos y buganvillas - se empieza a ver que el alma de Haití, reside en su gente. Fuera de este horror, tal vez, finalmente se dará a conocer. Es decir, si las lluvias u otro terremoto no se detiene en sus pistas.