18 abril, 2010

LA NUBE DE CENIZA DEL VOLCAN CONTINUA SU AVANZE Y COMIENZA A AFECTAR DIRECTAMENTE AL ESPACIO AÉREO ESPAÑOL.....

Viajeros atrapados en el aeropuerto madrileño de Barajas, ayer.-
CRISTÓBAL MANUEL


Cierres intermitentes en siete aeropuertos del norte de España


El avance de la nube volcánica puede afectar hoy a Cataluña y Baleares

EL PAÍS - Madrid - 18/04/2010

La nube de ceniza del volcán bajo el Eyjafjalla, en Islandia, continúa su avance hacia el sur de Europa y comienza a afectar directamente al espacio aéreo español. A las 20.00, Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) decidió cerrar por razones de seguridad siete aeropuertos del norte de España: Asturias, Santander, Bilbao, San Sebastián, Vitoria, Pamplona y Logroño. Una hora después, el organismo decidió reabrirlos. Aún así, según informó AENA en un comunicado, la nube de cenizas volcánicas podría afectar hoy a algunos aeropuertos de Cataluña y Baleares. A las 19.00, los aeropuertos españoles habían visto cancelarse 2.029 vuelos, en la tercera jornada de caos aéreo en Europa.

Tres días en tierra

La nube llega al sur de Europa

Fomento no quiso decir si los vientos acercarán más la nube a la Península

Las cancelaciones de vuelos y las colas de pasajeros afectados se repitieron por tercera jornada consecutiva en El Prat, el aeropuerto catalán más perjudicado por los efectos de la nube volcánica. De los 623 aterrizajes y despegues programados, unos 250 fueron cancelados. Además, quedó suprimida la ruta entre Barcelona y Asturias, y los vuelos fueron desviados hacia otra vía más al sur.

Mientras, los pasajeros se las ideaban para asegurarse el viaje de retorno. Tal fue la demanda de coches de alquiler en la Terminal 1 de El Prat que las compañías que prestan este servicio agotaron sus existencias. Varios letreros indicaban que no había coches disponibles si no se había reservado previamente. Y como las dificultades agudizan el ingenio, improvisados grupos de pasajeros afectados se organizaban espontáneamente en busca de un autocar de alquiler que pudiera devolverlos a ciudades como Bruselas o Milán.

En Barajas, miles de personas tuvieron que guardar colas de hasta tres horas frente a los puntos de información de las aerolíneas de la Terminal 4 para cambiar los vuelos o reembolsarse el dinero que les habían costado sus pasajes. "No nos fiamos de las compañías aéreas. Yo tenía un vuelo a Hong Kong vía Londres y lo he cambiado por otro con escala en Qatar. De esa forma no tendré problemas. Pero la agencia de viajes me ha recomendado que antes de partir me haga la cola de tres horas para demostrar que yo estaba en el aeropuerto cuando se anuló el vuelo", explicó Gonzalo Martín, de Madrid. Durante toda la jornada de ayer todos los vuelos con destino al Norte de Europa y desde las 20.00 horas los del Norte de España fueron cancelados, tal y como se decidió ayer tras la reunión del comité de crisis integrado por la Delegación del Gobierno en Madrid, Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena), las compañías aéreas y agentes de gestión del equipaje. En total se suprimieron 272 vuelos.

Entre el viernes y el sábado, Iberia contrató 18 autobuses que desplazaron a 600 personas a destinos como París, Amsterdam o Bruselas, y otras 200 a ciudades del Norte de España. La compañía también pagó el alojamiento a 2.500 pasajeros en tránsito con destino al Reino Unido y al Norte de Francia.

En el aeropuerto de Bilbao, las colas estaban ante los mostradores de las compañías aéreas. Las mesas de facturación, en cambio, estaban vacías, sin clientes ni empleados, bajo los paneles que anunciaban la cancelación de los 14 vuelos previstos entre las 19.55 de ayer y las 10 de mañana de hoy.

Pili Izaga esperaba con su marido la respuesta de Air Europa sobre la forma de llegar a Lanzarote. "Me voy de vacaciones, hoy o mañana. No es sólo que no podamos salir, es que tampoco ha llegado el avión por los problemas en otros aeropuertos", contaba.

Otras viajeras vivían una situación más trágica. Tamara y Alicia Arlete, ciudadanas de Guinea-Bissau residentes en Lanzarote, tenían que interrumpir sus vacaciones por la muerte de un familiar, y veían en el prometido autobús a Madrid la solución a su problema. Hubo más paciencia que quejas.

El ministro de Fomento, José Blanco, subrayó ayer en Santiago que es Eurocontrol -la coordinadora europea de tráfico aéreo- quien adopta las decisiones sobre el espacio aéreo que implican restricciones o cierres en algunas terminales. Blanco hizo estas declaraciones a mediodía, cuando sólo se había visto afectada una ruta entre Asturias y Barcelona. El ministro no quiso pronunciarse entonces sobre la influencia de los vientos, pero agregó que Aena "irá informando puntualmente" en la medida que se tenga más datos.

Tres días en tierra

- Jueves, 15 de abril. La erupción del volcán Eyjafjalla, que emite a la superficie una nube de cenizas incandescentes, provoca importantes interrupciones en el tráfico aéreo europeo.

- Irlanda y Reino Unido cierran sus espacios aéreos de manera escalonada desde primera hora de la mañana. A medida que pasan las horas se adoptan medidas semejantes en Noruega, Finlandia, Suecia, Dinamarca, Holanda, Bélgica, el norte de Francia y Polonia.

- La crisis reviste una magnitud mucho mayor que la originada tras los atentados del 11-S de 2001 en Estados Unidos, que llevó a países como Reino Unido a suspender todos los vuelos como medida de precaución.

- Viernes, 16 de abril. La nube de ceniza afecta a la agenda política de parte del continente, con consecuencias sobre las operaciones de la OTAN en Afganistán y la reunión de ministros de Economía de la UE en Madrid.

- Sábado, 17 de abril. El presidente de EE UU, Barack Obama, cancela su viaje a Polonia para asistir al funeral de Lech Kaczynski debido al caos aéreo en Europa. Tampoco acudirán los Reyes de España, que el jueves no pudieron viajar a una celebración en Copenhague.

- A medida que avanza el día la nube se expande hacia el sureste. Sólo queda operativo el espacio aéreo del sur de la UE (Portugal, España, Italia, Grecia), así como de Turquía. Bielorrusia y Serbia suprimen temporalmente sus visados