02 noviembre, 2010

HALLADA UNA PEQUEÑA BOMBA EN LA SEDE DE LA CANCILLERIA ALEMANA EN BERLÍN....

Varios investigadores llegan a la Embajada rusa en Atenas.- AFP
El incidente ocurre el mismo día que Grecia sufre una nueva oleada de paquetes explosivos contra embajadas en Atenas.- Dos artefactos, detonados en el aeropuerto de la capital griega
JUAN GÓMEZ / AGENCIAS - Berlín/ Atenas - 02/11/2010
La policía alemana ha desactivado en Berlín un paquete explosivo dirigido a la canciller Angela Merkel, que no estaba en el edificio, ya que se encuentra de visita en Bélgica. La pequeña bomba, que no ha causado heridos, estaba compuesta de pólvora y de un dispositivo para su detonación, disimulados en un envío postal del tamaño de un maletín. Tras su recepción a la una de la tarde en el servicio de correos de la sede del Gobierno alemán, que no tuvo que ser desalojado, el explosivo fue detectado en los controles rutinarios de seguridad. Los artificieros inutilizaron el explosivo con ayuda de un robot y de agua a presión. El incidente ha ocurrido el mismo día que se ha registrado una nueva ola de paquetes bombas en Atenas contra cinco embajadas, entre ellas la alemana. Los últimos, han sido detonados a última hora de la tarde en el aeropuerto de Atenas y tenían como destinatarios la Europol y una oficina de la Unión Europea en Bruselas.

Interceptado en Grecia un paquete bomba dirigido a Nicolas Sarkozy
"En los controles ordinarios de los envíos postales fue detectado un paquete de características sospechosas. El paquete contenía posiblemente material explosivo", ha asegurado en un comunicado Steffen Seibert, portavoz de la Cancillería germana. En su remitente, aparecía citado el Ministerio de Economía de Grecia, un extremo cuya autenticidad no se ha comprobado. Fuentes policiales citadas por medios alemanes han asegurado que teniendo en cuenta la cantidad de material supuestamente explosivo, podría tratarse de una advertencia más que de un intento serio de causar graves daños en el edificio.
Nueva oleada en Atenas
El incidente en Berlín se ha regsitrado el mismo día que Atenas ha sido escenario durante la mañana de una nueva alerta terrorista por el estallido y hallazgo de varios paquetes bomba destinados a distintas embajadas extranjeras. Dos de los paquetes bomba han llegado a estallar, uno en la Embajada suiza y otro en la rusa, sin causar heridos. Además, la policía ha detonado un envío recibido por la legación de Bulgaria y otro que iba destinado a la de Chile. Finalmente, un quinto, dirigido a la Embajada alemana ha sido interceptado en una empresa de mensajería. Ayer una remesa de paquetes bomba similares sembró la alerta en Atenas. Una mujer resultó herida al estallar uno de ellos.
La alerta ha saltado hoy cuando se ha producido la primera explosión, en la Embajada suiza. Los empleados han detectado un paquete sospechoso con objetos metálicos en la entrada del recinto y han intentado abrirlo en el patio. El paquete ha estallado, emitiendo una "pequeña llamarada" que no ha causado heridos, según ha explicado Georg Farago, portavoz del ministerio de Exteriores suizo. Un hombre ha sido detenido poco después en las inmediaciones de la sede diplomática.
También ha estallado, horas después, un artefacto en la embajada rusa, sin causar víctimas. La policía, alertada de la presencia de un objeto sospechoso, iba de camino a la legación cuando ha explotado el paquete. Poco antes, la embajada de Bulgaria era escenario de un incidente similar al de la suiza. En este caso, los empleados han alertado a la policía después de que el escáner revelara que había metal en un paquete cuyo remitente negaba haber enviado. Los agentes han acudido y lo han detonado de forma controlada.
La embajada alemana, destinataria de un explosivo
En otro incidente, los artificieros han detonado un paquete sospechoso dirigido a la embajada de Chile. Un empleado de la empresa de correos que lo transportaba ha sido el que ha alertado a la policía. Finalmente, la embajada alemana era la destinataria de un quinto paquete, sin remitente, detonado por los artificieros en el edificio de una empresa de mensajería.
Los hechos se producen un día después de que otros cuatro paquetes bomba pusieran en alerta a la policía de la capital griega. Uno de los paquetes, destinado a la Embajada de México en Atenas, estalló en la sede de la empresa de mensajería Swiss Mail, causando quemaduras leves a una empleada. Poco después, dos hombres eran detenidos portando otros dos paquetes, destinados al presidente francés, Nicolas Sarkozy, y a la embajada de Bélgica. Finalmente, fue detectado otro, dirigido a la embajada de Holanda, en una empresa de mensajería. La policía descartó que estos envíos tuvieran relación con Al Qaeda y apunto a grupos antisistema y de extrema izquierda.
Las autoridades helenas, que ya estaban en estado de alerta para localizar otros posibles paquetes-bomba, han remitido a las empresas de mensajería recomendaciones para detectar bultos sospechosos y han advertido al personal de todas las embajadas sobre el peligro potencial de envíos por correo.