01 octubre, 2010

CENSURA IMPIDE VERIFICAR DUDOSO GOLPE EN ECUADOR...


Policías se enfrentan a grupos de partidarios del Gobierno durante la protesta realizada contra la ley que le retira beneficios a los uniformados. (AFP)
La TV ecuatoriana muestra herido y en el piso a un policía que escoltaba al Mandatario ecuatoriano, mientras lo sacaban del hospital, donde estuvo durante todo el día. (AFP
Rafael Correa, rodeado por sus colaboradores, en el momento en que un grupo de operaciones especiales de la policía se dispone a sacarlo del hospital. (AFP)
Vehículos utilizados para sacar al presidente Rafael Correa durante la “operación de rescate” realizada anoche. (EFE)
El presidente paraguayo Fernando Lugo ratificó la postura de respeto a la soberanía popular de Ecuador.
APARATOSO RESCATE DEL PRESIDENTE CORREA, ANOCHE
Lo que comenzó como una protesta de policías y militares por reducción de beneficios supuestamente derivó ayer en un intento de golpe de Estado en Ecuador. El presidente Rafael Correa se declaró secuestrado en un hospital, de donde fue liberado anoche en un aparatoso procedimiento transmitido en vivo por la televisión pública. Todo se desarrolló en el marco de un confuso episodio y nada pudo ser corroborado por fuentes independientes porque el Gobierno impuso una férrea censura a la prensa. Hay muchísimos hechos sin sentido que no han sido aclarados.
Grupos de policías y militares se manifestaron ayer exigiendo que se vuelva atrás en un plan de retirar una serie de beneficios laborales a las fuerzas de seguridad.
En el transcurso del día, y luego de que el Presidente acusara a los manifestantes de “golpistas”, la televisión estatal monopolizó las informaciones sobre los acontecimientos de la jornada, por lo que no se cuenta con datos precisos que puedan ser corroborados por otra fuente que no sea la oficial.
Las escasas informaciones independientes fueron obtenidas a través de entrevistas telefónicas con algunos referentes políticos y sociales ecuatorianos.
El sitio infobae.com publicaba ayer que el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, cuestionó al Gobierno ecuatoriano por obligar a todos los medios de comunicación a emitir la señal oficial. “Lo que se está viendo no es la opinión del país, sino la opinión del Gobierno”, advirtió.
El alcalde de Guayaquil criticó duramente la decisión de obligar a los medios de comunicación a transmitir la señal pública: “Se encadenó a todos los medios en una señal que maneja el Gobierno”.
“Esa no es la opinión del país. Esa es la opinión del Gobierno”, concluyó.
Jaime Nebot consideró que en este conflicto se han cometido una serie de errores de ambos lados. Según el alcalde de Guayaquil, tanto el Gobierno como los policías rebeldes se han equivocado.
“La ley tiene serias falencias. Pero de ninguna manera esas falencias justifican resolver este problema con violencia y fuera de la ley”, señaló en una entrevista concedida a CNN.
El sitio ultimasnoticias.ec informó, por su parte, que las manifestaciones eran “el resultado de la inconformidad con la Nueva Ley de Servicio Público aprobada ayer, en la Asamblea Nacional, con la cual se limita los beneficios de la tropa”.
“Con la nueva ley, los policías pierden un bono económico, condecoraciones, beneficios familiares (agasajos, comisariato...); de igual forma los años de ascenso se amplían de cuatro a siete años, entre otros aspectos”.
El alcalde Nebot explicó que la Ley de Servicios Públicos es una ley que tiene “tremendas injusticias”.
“Hay derechos que son violados, y hay una intromisión, por ejemplo, en la autonomía de los propios municipios. También hay pagos de jubilaciones en bonos. Creo que debe dejarse sin efecto. Y luego hay que dictar una ley indicada”, opinó Nebot.
“No se puede justificar al Presidente porque la democracia no es simplemente el voto. La democracia es explicar las cosas, es convencer más que vencer”, agregó.
Durante la larga jornada, las informaciones oficiales sobre los distintos sucesos no pudieron ser confirmadas por ninguna fuente independiente.
Se habló de varios heridos e incluso de muertos, pero la identidad de los mismos no pudo ser confirmada.
En horas de la noche, la televisión estatal en cadena nacional mostró un violento rescate del presidente Correa de un hospital policial ubicado junto al cuartel policial de los manifestantes, en el que fue ingresado por la mañana por su propia guardia de seguridad.
Alrededor de las 23:00, hora paraguaya, luego de la salida de Correa del nosocomio, apareció en uno de los balcones del Palacio de Carondelet (sede de gobierno) desde donde lanzó un encendido discurso a sus partidarios reunidos ahí.
El Mandatario acusó a uno de los líderes opositores, Lucio Gutiérrez, de estar tras lo que calificó de una intentona de golpe en contra de su gobierno, y lanzó una dura advertencia a quienes se manifestaron durante el día.
“No habrá perdón ni olvido, y la ley no será revocada”, advirtió Correa.
Respaldo internacional a Rafael Correa
CARACAS (AFP). Los presidentes latinoamericanos se movilizaron ayer en apoyo de su colega ecuatoriano, Rafael Correa, que resistía desde un hospital un intento de golpe de Estado, mientras la OEA llamó a una reunión extraordinaria y la Unasur sostendrá un encuentro en Buenos Aires.
El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, ofreció a Correa el “pleno apoyo” del ente continental, que además reunió a su Consejo Permanente para tratar la crisis en Ecuador.
El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, expresó su preocupación por el “bienestar personal” del presidente Correa.
“El secretario general está profundamente preocupado por los sucesos en Ecuador, que incluyen reportes de insubordinación de algunos policías y militares”, dijo un portavoz de Ban.
Estados Unidos dio a su turno su firme respaldo al presidente Correa y llamó a restaurar el orden.
“Estados Unidos deplora la violencia y el caos y expresa su completo apoyo al presidente Rafael Correa y el gobierno democrático” en Ecuador, dijo la secretaria de Estado, Hillary Clinton, en un comunicado.
La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), en tanto se convocó de urgencia a una reunión de sus integrantes, informó desde Caracas el presidente Hugo Chávez, quien previamente había manifestado su apoyo a Correa en la red social Twitter.
“Están tratando de tumbar al presidente Correa. ¡Alerta los pueblos de la Alianza Bolivariana!”, dijo en Twitter Chávez.
El secretario general de la Unasur, el ex presidente argentino Néstor Kirchner, expresó “el firme compromiso y la más absoluta solidaridad del bloque regional” con Correa, ante el intento de “sublevación al orden constitucional de sectores corporativos de las fuerzas de seguridad” .
La Comunidad Andina de Naciones (CAN) expresó su “solidaridad y respaldo” a Correa y su rechazo “a las medidas de hecho y actos de violencia que pretenden alterar el orden democrático interno de Ecuador” .
Los países de la Alianza Bolivariana de los pueblos de América (Alba) exigieron que se garantice a Correa “el pleno ejercicio de sus facultades” y pidieron a los países latinoamericanos que “acompañen solidariamente” a Ecuador.
En Bruselas, la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, llamó a preservar el orden constitucional y a la moderación en Ecuador, y dijo estar “muy preocupada” por los recientes eventos en ese país.
Jornada terminó con violenta balacera
QUITO (EFE). En la jornada de ayer, durante las protestas policiales, el presidente Rafael Correa se dirigió al Regimiento Quito Nº 1, donde increpó a los policías a que abandonen su postura.
Los mismos exigían abolir una ley que les retiraba beneficios laborales.
Al abandonar el lugar, el Mandatario se vio afectado por bombas lacrimógenas lanzadas por los policías, por lo que fue llevado a un hospital policial cercano, donde se declaró “secuestrado”.
El Mandatario mantuvo comunicación con el exterior y contacto con la prensa internacional a lo largo del día.
Al fracasar las negociaciones para que los sublevados depusieran su actitud, fuerzas militares y policías especiales cercaron la zona en conflicto, acercaron un vehículo, para posteriormente proceder a sacar al Presidente del hospital ya en horas de la noche, luego de una intensa balacera.
Desde allí, Correa se tras- ladó al Palacio de Carondelet, la sede del Ejecutivo, y se asomó al balcón, donde le esperaban algunos ministros, para dirigirse a centenares de sus partidarios congregados en la Plaza Grande y que ondeaban banderas de Ecuador.
El Presidente ecuatoriano fue sacado del hospital tras un tiroteo de más de media hora.
Imágenes de televisión mostraron a un uniformado herido caer ante las cámaras en el momento en que escoltaba al vehículo con el que el Presidente fue sacado del edificio donde se encontraba.
Según fue estimado posteriormente por las autoridades, cinco personas resultaron heridas a las afueras del hospital, de donde los militares procedieron a evacuar a los civiles tras rescatar al Presidente.
Antes de iniciarse el tiroteo, grupos de militares, que se habían mantenido alejados de la zona, se acercaron en camiones al Hospital del Policía Nacional e inmediatamente se inició el intercambio de disparos.
Correa se encontraba en el tercer piso del edificio, donde llevaba recluido toda la jornada.
Con él estaba una dotación del Grupo de Operaciones Especiales (GOE).
El ataque ocurrió después de que fracasaran las negociaciones con los sublevados para que liberaran a Correa que llevó a cabo el Gobierno durante todo el día, según dijo a Efe el ministro de Defensa, Javier Ponce.
El ministro indicó que el Gobierno no tenía ninguna intención de ceder a las demandas de los policías, que protestan contra una reducción de sus beneficios salariales.
“A la revolución no la para nadie”
A la revolución ciudadana no la para nadie, no la para nada, hasta la victoria siempre”, exclamó ayer por la noche el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, al concluir su discurso en el palacio de gobierno de Quito, luego de que fue liberado por militares.
Tras permanecer 12 horas secuestrado en manos de policías sublevados, el Presidente ratificó plenamente la ley que motivó la protesta, puesto que, dijo el mandatario, no perjudica a los agentes, sino que elimina beneficios “abusivos”.
El Presidente concluyó el discurso ante una multitud junto a la cual entonó el Himno Nacional ecuatoriano, en medio de un clima festivo.

Un país con 8 presidentes en 13 años
QUITO (AFP). El presidente de Ecuador, Rafael Correa, se veía inmerso ayer en un nuevo capítulo de la inestabilidad constitucional que ha caracterizado a este país que ha tenido ocho presidentes desde 1997.
Correa ha calificado de intentona golpista las protestas de los policías y militares ayer.
Rafael Correa asumió en 2007 su primer mandato, que debía concluir en 2011. Sin embargo, una reforma constitucional adelantó los comicios a 2009. Correa se impuso en la primera vuelta y su mandato se extenderá hasta 2013.
El Presidente es un economista de línea socialista de 47 años, aliado del mandatario venezolano Hugo Chávez.
Antes que él, el presidente Abdalá Bucaram, que asumió en 1996, duró menos de un año y fue destituido en 1997 por el Congreso, que lo declaró con “incapacidad mental” para ejercer la primera magistratura.
Fue sustituido brevemente por la vicepresidenta Rasalía Arteaga, hasta que el Congreso designó a Fabián Alarcón como presidente interino, quien convocó a elecciones anticipadas.
Jamil Mahuad asumió en 1998, tras vencer en esos comicios anticipados, pero fue derrocado en enero de 2000 en el marco de una rebelión indígena apoyada por un grupo de oficiales del Ejército, liderados por el coronel Lucio Gutiérrez.
A la postre, Gutiérrez fue apresado por seis meses y dado de baja, y el vicepresidente Gustavo Noboa asumió el cargo, para culminar el mandato de Mahuad en 2003.
Gutiérrez asumió el poder en 2003, pero en 2005 fue derrocado en medio de protestas.
El Congreso declaró vacante al cargo en abril de ese año, y el ex coronel fue reemplazado por su vicepresidente, Alfredo Palacio, hasta culminar el mandato en 2007.
“Enérgico rechazo”del presidente Lugo
El presidente del Paraguay, Fernando Lugo, emitió ayer un comunicado en relación a los sucesos ocurridos en Ecuador.
El mismo expresa su “enérgico rechazo” a lo que calificó como “sublevación de sectores armados” de ese país.
El documento, in extenso reza cuanto sigue:
“Fernando Lugo Méndez, presidente constitucional de la República del Paraguay, expresa su más enérgico rechazo ante la sublevación de sectores armados de la República hermana y amiga de Ecuador, condena a los golpistas y manifiesta su solidaridad con la persona del presidente Rafael Correa.
Valora el gesto de patriotismo del pueblo ecuatoriano que a estas horas se moviliza para defender la institucionalidad agredida, y aguarda que se actúe con la mayor severidad para que la democracia recobre su integridad herida a consecuencia de este brutal alzamiento.
Desde la República del Paraguay, ratifica su postura inflexible por el respeto a la soberanía popular y el rechazo automático de toda forma de barbarie –provenga de donde provenga– que pretenda destruir las instituciones que con tanto esfuerzo y sacrificio la democratización de los pueblos de la región ha conquistado.
Fuerza, presidente Correa, y coraje al pueblo ecuatoriano ante estas circunstancias”, culmina el documento de la Presidencia.
Cancillería paraguaya expresa preocupación
El Ministerio de Relaciones Exteriores del Paraguay manifestó en un comunicado su “profunda preocupación” por la situación vivida ayer en Ecuador, donde grupos de policías y militares se manifestaron en contra de un proyecto de reducción de beneficios que reciben los uniformados.
Asimismo, la Cancillería paraguaya expresó su firme apoyo al presidente Rafael Correa y a la “institucionalidad democrática” en Ecuador.
“La Cancillería paraguaya expresa su profunda preocupación por la situación protagonizada el día de hoy por el personal policial y militar de las Fuerzas Armadas ecuatorianas en las ciudades de Quito y Guayaquil.
En tal sentido, el Paraguay expresa su apoyo a la institucionalidad democrática y su solidaridad al gobierno constitucional del presidente Rafael Correa, y rechaza todo tipo de intentos de desestabilización de la democracia en ese hermano país.
Asimismo, manifiesta su convencimiento de que en el diálogo instalado por el Gobierno prevalecerán los altos interés del pueblo y Gobierno ecuatoriano.
Se informa además que esta Cancillería está en permanente contacto con las autoridades del gobierno del presidente Rafael Correa”.

1 de Octubre de 2010 01:36