05 junio, 2008

LA CUMBRE DE LA FAO ACABA EN UN FRACASO ANUNCIADO....

Galiciae/Axencias.
La cumbre de la FAO sobre seguridad alimentaria acabó con una declaración final de acuerdo que cuenta con la objeción de Argentina y duras críticas de Venezuela, Cuba Ecuador, Nicaragua o Bolivia que aseguran que el documento no incluye medidas reales para poner fin al hambre en el planeta.
La declaración final de esta cumbre de Roma en la que participaron 183 países dice buscar ''erradicar el hambre y garantizar los alimentos para todos''. Sin embargo, estos días se pudo comprobar la escasa voluntad de llegar a acuerdos sobre las barreras comerciales y las barreras geopolíticas que eviten sumar 100 millones de personas a los 850 millones que ya sufren hambre. El consenso queda por lo tanto empeñado por las dudas, mientras la propia FAO habló de subidas de los alimentos superiores al 53% respecto al mismo período de 2008, aunque por supuesto, la crisis fustiga con mucha más virulencia a los pobres, para quien la alimentación supone la mayor parte de su presupuesto. Reducir el hambre a la mitad en 2015

Junto al centenar de jefes de estado y de gobierno de todo el mundo presentes en Roma también estuvieron los máximos dirigentes del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, dos organizaciones muy criticadas por su pasividad ante el desarrollo de una agricultura viable y sostenida.Como deberes, los países miembros de la FAO se proponen reducir a la mitad el numero de afectados por el hambre en los próximos siete años, sin una receta ni un plan claro para evitar crísis como la actual más allá de las buenas intenciones propuestas en los últimos días.

Sin embargo, el director General de la FAO, Jacques Diouf, aseguró que los resultados obtenidos tras la cumbre sobre la seguridad alimentaria han estado "a la altura de las expectativas".Según Diouf, la declaración fue fruto de "complejas" negociaciones entre los países. Sin embargo, tras tres días de debates y negociaciones, ese acuerdo tan sesudo contempla la intención de ''usar todos los medios disponibles para aliviar la crisis actual, estimular la producción de alimentos y aumentar las inversiones en agricultura para alcanzar una producción duradera para las generaciones presentes y futuras''.
Todo un prodigio de compromiso diplomático.

ONG's: ''Políticas enfermas”
Para las más de doscientas ONG's y asociaciones de sociedad civil la cumbre fue un sonoro fracaso que mantuvo las mismas políticas que han llevado a la crísis actual y que siguen favoreciendo la especulación.Para la organización CENESTA, la declaración y la cumbre ''no llenarán un sólo plato de comida''. Para su portavoz, la iraní Maryam Rahmanian, las declaraciones del FMI y del Banco Mundial durante la cumbre ''son una receta liberalizadora que sigue jugando a la ruleta con nuestras vidas''.Para el portavoz de la organización FIAN Internacional, el brasileño Flavio Valente, ''las soluciones que se proponen en el documento final de la cumbre son las mismas que nos han traído aquí", dijo Valente, que añadió que "no hay una sola promesa para acabar con el hambre que no haya sido hecha ya en el pasado''.Valente explicó que en el documento final de la cumbre, incluso, los Gobiernos reconocen su "incapacidad" para resolver la crisis cuando "encomiendan al FMI, al BM y a un grupo de trabajo de la ONU que lo hagan por ellos".Para Herman Kumara, portavoz del Foro Mundial de los Pescadores de Sri Lanka, la cumbre sólo ha sido "positiva" para el grupo reducido de "las grandes corporaciones", ya que ha reforzado su dominio sobre los alimentos en todo el planeta.Yako Fall, representante de una organización agraria de África Occidental que agrupa a 45 millones de campesinos, dijo que "no existe la necesidad de cultivar para la exportación, porque son los intermediarios internacionales los que se quedan con la plusvalía".
Biocarburantes sí; proteccionismo, intocable
"Hemos logrado un texto de compromiso sobre los biocarburantes, que satisface a Brasil y que reconoce que los biocarburantes representan una oportunidad y un desafío", comentó un miembro de la FAO. Sin embargo, uno de los principales puntos de fricción, las políticas proteccionistas de las principales potencias agrícolas e industrializadas, ni siquiera pasó por la declaración. "Europa en bloque y Estados Unidos no aceptaban que se mencionara el proteccionismo en la declaración final. Se llegó a una fórmula mínima, que hable de un comercio más equitativo", comentaron fuentes de las delegaciones.
05/06/2008