05 junio, 2008

EXPECTATIVAS Y DUDAS ANTE COLOFON DE CUMBRE DE ROMA

ROMA, 5 de junio (PL).—
Tres intensas jornadas de discursos y debates llegan a su fin hoy en la Cumbre sobre Seguridad Alimentaria, que de un lado pareció sacudir a la comunidad internacional y de otro deja en el aire muchas interrogantes.De hecho, fuentes diplomáticas consultadas por Prensa Latina indicaron que la Declaración Final de Roma pudiera convertirse en un texto de consenso buscando el mínimo común denominador para satisfacer a todas las partes.
En todo caso, el punto máximo de coincidencias aquí es la difusión de la crisis de hambruna a la que se enfrenta la humanidad y ya padecen más de 840 millones de personas.Como quiera que el asunto ya toca los umbrales del bloque de países ricos, se incrementan las promesas de ayuda, aunque en muchos casos se antojan paliativos de corta duración.El director de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Jacques Diouf, confió a Prensa Latina que uno de los mayores éxitos de la cita cimera sería adoptar un documento para su ulterior discusión.Sobre todo en el seno de la Asamblea General de la ONU para que, en efecto, se convierta en una de las grandes prioridades de la máxima entidad mundial.
La víspera, el director de Asuntos Multilaterales de la Cancillería cubana, Rodolfo Reyes, afirmó que ha quedado de manifiesto un permanente contrapunteo entre los reclamos del Sur y las tímidas ofertas de los países ricos.Diría que en estos momentos siquiera existe la garantía de que vayamos a tener una Declaración Final, sentenció.

Por su parte, el presidente dominicano, Leonel Fernández, fustigó a sectores que practican la especulación financiera y el proteccionismo y manejan la economía mundial como si se tratase de casinos.Fernández indicó que ya existen contratos petroleros por 55 billones de dólares hasta el año 2016 a partir de una dudosa escasez.Días atrás comentaba que luego del cierre de las bolsas, el precio del barril de crudo subió cinco dólares. Es obvio que existió una manipulación electrónica, remarcó el mandatario que asiste a la cita cimera en Roma