18 febrero, 2008

CARNAVAL Y FIESTAS PATRIAS......


Faltando una semana y algo para la efemèrides mayor de la Repùblica, la del dìa aniversario de su fundaciòn oficial, el 27 de febrero de cada año, la oficiosa fue el 16 de julio, seis años atràs en 1838 con la fundaciòn de la sociedad secreta la Trinitaria, cosa que se hizo de manera dramàticamente solemne bajo la invocaciòn de la Trinidad augusta del Dios Todopoderoso; es bueno que puntualicemos un detalle de pèsimo gusto, y aùn mucho màs pèsimo sentido patriotico.

El detalle, como es natural, surgiò de la idea de quien sabe quien. Como es natural, tambièn asì se ha quedado, porque en la Repùblica Dominicana cualquier hijo de vecino inventa una cosa, y, aunque sea un disparatazo de marca mayor, si tiene suerte, se queda asì por los siglos de los siglos.

El hecho es, o màs que el hecho, la necedad es, el empeñarse no sè, ni le veo razòn que sea vàlida, de que el 27 de febrero se celebre el carnaval. Unos dias antes o un dìa despuès, o el mismo dìa, para el caso es igual. Es la impertinencia de querer hacer carnaval durante los dìas patrios.

Ese despropòsito debe acabarse. En Santo Domingo se debe celebrar el carnaval los dias fijados universalmente para tales fiestas desasosegadas y a veces desenfrenadas. El carnaval es una fiesta como se sabe de origen pagano. Se extiende por tres dias, y dà lugar a comparsas, a màscaras, mojigangas de todo gènero. Al surgir el Cristianismo atravès de la persuasiòn, la prèdica, la insistencia, se logrò retrotraer esas expresiones de popular desenfreno, a los dìas previos al mièrcoles de ceniza, que marca en el mundo cristiano el comienzo de la Cuaresma, que a su vez es el periodo preparatorio para la Pascua de Resurrecciòn.

Asi puès el carnaval o las carnestolendas, no es màs que un relajo de marca mayor. Algunos como el de Rio de Janeiro constituyen un verdadero derroche de lujosa fantasìa. Los hay bellìsmos en algunas ciudades sureñas de los EE.UU., Canarias, Europa, pero estamos seguras que a ninguno de esos paìses se le ocurrirìa mezclar la sacralidad patriòtica de sus efemèridas Nacional con ese relajo de màscaras, plumerios de "indios", tiznaos, diablos cojuelos y otras mentecaterias de esas.

Cada festividad con lo suyo. Las fiestas patrias es o son fiestas de la bandera, de los patricios, de la nacionalidad, y ninguna de esas cosas se avienen con ese reperpero de "roba la gallina" o "se me muere rebeca"......

1 comentario:

poemass dijo...

hola! me encantan los carnavales mas que las fiestas porque en los carnavales se ve mas movimiento mas colorido :-)