31 agosto, 2007

EL DESCUBRIMIENTO DE AMERICA Y LA PERDIDA DE NUESTRA AUTENTICA RAZA....


Celebraron los países Latinoamericanos y Europeos el Quinto Centenario?...Cierto..¿Descubrimiento, conquista y evangelización. Cierto...¿Abusos, imposiciones represivas, arbitrariedades? Cierto....¿Aniquilación de una raza- joven, nueva, hermosa, lozana, generosa y pura como la taina?..Cierto.
Las pasiones más sórdidas, los ideales más luminosos chocan, se resuelven y revientan en haces de luz y carbones. Cierto...

¿Encuentro de dos culturas? Cierto.

Lucha infatigable de los fray Pedro de Córdoba, Anton de Montesinos, Bartolomé de las Casas, en favor de los nativos...de los esclavos...de la justicia? Cierto.

Primera Ciudad.
Primera sede de todo....de las universidades...de las reales audiencias...de los tronos episcopales...Punto de partida de las conquistas de tierra firme...Primeros abusos...Primeras rebeliones...

Primeras protestas y quejas...Primeras expoliaciones, vejaciones y atropellos. Lo malo de ser primero en todo...Entre lo bueno y lo malo por el mismo boquete...

De manos con el Derecho de Gentes..la horca y la hoguera...

De manos con las cadenas y el látigo...

De manos con las suntuosas iglesias, y la cultura floreciente, la servidumbre impiadosa y el escarnio.
Y así...

Se confundieron en las solemnidades...las luces y las tinieblas...El orgullo y la valentía con la indignidad y la cobardia, en rarísimo maridaje...Asi es la historia. Beso de Judas a Cristo...látigo de Cristo contra los mercaderes del templo.

Existió esa conmemoración de la amalgama...La Cruz, Los cemíes. La Barbarie. La humana convivencia. La avaricia. La generosidad. El aparente triunfo de los malos. El silencioso y real triunfo de los buenos...Pan y cazabe. Vino y agua pura. Casta desnudez...Ensortijadas barbas y armaduras y lanzas de hierro. y de fuego. Y de perros de presa.

Me cuentan...que celebración esta...que estremecedora...por eso concitó tantos comentarios, tantas polémicas, y apologías y decires...hoy leo y leo...y no termino...

...Que mezcla de elementos contrapuestos, terroríficos, discordantes. Unos apacibles, otros explosivos. Unos valientes y dignos, otros sucísimos y vergonzantes...

Qué interesante es analizar todo esto, para un posterior Ensayo....desapasionadamente a la luz imperecedera de la verdad histórica...todo lo que dicen todos y de todo,...es verdad...Lo bueno y lo malo.

Nada debe sorprendernos. Ni los abusos que se cometieron a granel...ni los esfuerzos y críticas contra esos abusos...Ni la extinción del antiguo Taíno...ni de nosotros mismos que somos frutos, de esa extinción inconcebible...
Nada debe sorprender de esa epopeya orgiástica...A nada en ella debemos renunciar...Es el Centenario que se celebró, que puso de manifiesto una vez mas nuestra miserable condición humana...¡ Qué enorme riqueza de consideraciones y reflexiones!

No hay calidad moral en esta nuestra generación de comienzos de Milenio para enrrotrar a las generaciones de las postrimerias del Siglo XV...

Precisamente cuando el hombre se lanzó a conquistar el espacio sideral....nuestro sistema planetario es un patio...Y se lanza, el hombre, al espacio, cuando se completan mas de medio milenio de lanzarse al mar...buscando...sin saberlo...completar su espacio en la Tierra.
...¡ Que lección mas interesante!...¡Que contrapuestos escenarios!

Lo que antecede se puede responder de la siguiente forma, si no estuviéramos muerto, estuviéramos vivos, es sabido de todos que a partir del 1492 los Ibèricos fueron a América a enriquecerse, en busca de puesto y poderío lograron imponer su cultura casi arrasando la autóctona.

La nave Santa Maria transportaba bucaneros y filibusteros, estos se cercioraron de que existían algunas islas abandonadas y con facilidad penetraron y se posesionaron de ellas.

A poco, comenzaron a IMPORTAR NEGROS DE AFRICA para que sirvieran de algo, lo único que ellos entendían que podían servir de esclavos, en esto estriba la mezcolanza de razas y la casi disminuciòn de la nuestra la raza TAINA, los españoles decidieron importar africanos y he aquí esta amalgama de razas que tenemos, si hubiesen sido los ingleses, pienso que quizás no hubiéramos perdido nuestra hermosa raza indígena, pero el saqueo y los abusos serian los mismos.

Cuando llegaron a tierra firme los tripulantes de la Nave Santa María, la sorpresa fue mutua, la desconfianza y el recelo fueron mutuos también. El deseo de los que llegaron fue poner bajo el dominio de sus Reyes todas las tierras y riquezas descubiertas, obligando a sus habitantes a rendir culto a su Dios, parlar en su lengua, esclavizarlos para usufructuar la mano de obra gratuita y mansa.

Casi al unísono la rebelión, la protesta, la guerra como el recurso supremo, el repudio contra aquellos incalificables abusos brotó, también espontáneamente en cada uno de los corazones de aquellos hombres que a toda costa se resistieron a ser encadenados y tratados como nunca antes lo habían sido.

Y sucedió lo que siempre pasa en estos casos del pleito entre el huevo y la piedra. Pierde el huevo porque es mas frágil.

Las guerras no las ganan los que tienen la razón, el triunfo en las guerras siempre está de parte de los que van a ellas mejor equipados, con armas más efectivas y avanzadas, y de los que luchan no por un ideal, altruista y noble carente de perspectivas de mejoría económica y predominio.Esos tienen todas las de ganar, esa es la realidad de la historia y no otra.

En la encarnizada guerra de esos mundos recién encontrados, como una constante histórica de lo dicho, los isleños forzosamente tuvieron que perder aunque tuvieran la razón.
La conquista de América se efectúa en una coyuntura histórica muy particular para España que recién terminaba su gran unificación, y todos ellos, guerreros o no, conquistadores o no, tenían la idea en sus comienzos de un misticismo, un carácter místico, una impronta misionera, cosas muy hermosas que rápidamente fueron suplantadas por el afán de oro.

Este afán de riquezas fue en aumento concomitantemente fue apretando la esclavitud y la opresión, único medio de poder a través de la presión, lograr más y mas riquezas, sobre todo oro que exigían esfuerzos terribles a los que los nativos no estaban acostumbrados, ya que no había en ellos la avaricia ni el afán de riquezas y se conformaban con pocas cosas, muy simples y casi todas a flor de tierra.

Mientras mas y mejor comprendamos aquel suceso histórico, mejor interpretaremos el suceso presente que no es otra cosa que esto que vivimos, dependencia, colonialismo, explotación, pobreza. .....


2 comentarios:

L.A dijo...

Vaya, que agresividad. No volveré a preguntar más, como, por cierto, tú tuviste a bien hacer conmigo en varias ocasiones. Eso sí, no me quedo con las ganas de dar mi opinión sobre este post. Vayamos punto por punto, amiga:
1)¿Qué es eso de una raza nueva, lozana, generosa y pura? Parece que estoy leyendo el Mein Kampf de Adolf Hitler. Qué estupidez. Las personas no son generosas, puras, etc por el hecho de pertenecer a una raza u otra. Personas generosas y hermosas las hay en todas las razas y países, de España a Pekín, de República Dominica al Congo. La generosidad no es patrimonio de ninguna raza. Menuda exhibición más tosca de demagogia y xenofobia.
2)Que fácil es juzgar, en el siglo XXI, las actitudes de los hombres de hace 500 años. No, los españoles no respetaban los derechos humanos, ni siquiera existían. ¿Los respetaba alguien? ¿Es que eran mejores los nativos? ¿Tenían carta de Derechos Humanos?Por poner tan sólo un ejemplo, cuando los españoles arribaron al Nuevo Mundo, el Imperio Azteca sojuzgaba y practicaba la esclavitud con sus semejantes. De hecho, las prácticas canibales y las torturas más despiadadas eran moneda común. Y si no oprimían y mataban más era porque no tenían medios tan avanzados y destructivos como los que tenían los españoles. Precisamente por eso muchos de los pueblos oprimidos se aliaron con Hernán Cortés... Deseaban acabar con el Imperio que les esclavizaba. De otra manera, para los escasos españoles que había allí por aquel entonces, hubiera sido imposible la conquista de este Imperio, debido a la gran desproporción de fuerzas.
3) Existe un discurso muy propagado por tu continente (y que obedece a espúreos intereses políticos) que sólo valora el lado malo de la Conquista, que desde luego fue notable. Pero los prejuicios impiden que vean todo el asunto en su magnitud, que desde luego es mucho más complejo de como lo quieren pintar. Y es que la Conquista también tuvo un lado enormemente luminoso: Acercó a los indígenas, seres que vivían en un estado de práctico salvajismo, de animalidad, de postración intelectual y espiritual, el contacto con lo más grandioso que ha dado el ser humano: La Cultura, y todo lo que ella abarca, que es en definitiva lo que nos convierte en verdaderas personas, lo que nos da la posibilidad de trascender nuestros meros instintos, de elevarnos.
4) No hay pueblos mejores o peores. Hay pueblos que, por diversas circunstancias, han tenido capacidad para hacer más daño, nada más. El problema no es este pueblo o aquel, el problema es la condición humana, y eso atañe a todos porque, independientemente de nuestro color de piel, todos somos humanos y todos compartimos esta desdichada, miserable y a veces grandiosa condición.
Saludos...

Anónimo dijo...

"Su obra civilizadora, cumplida en tierra de America, no tiene parangón en la Historia. Es única en el mundo. Constituye su mas calificado blasón y es la mejor ejecutoria de la raza, porque toda la obra civilizadora es un rosario de heroismos,de sacrificios y de ejemplares renunciamientos….hoy mas que nunca debe resucitar Don Quijote y abrirse el sepulcro del Cid Campeador".
General Perón