06 febrero, 2009

UNA ADOLESCENTE INTENTA SUICIDARSE PARA DONAR SU HIGADO A SU PADRE...

Su padre sólo supo lo sucedido al leer los periódicos04.02.09 -

Actualizado: 05.02.09 11:08am - AFP: Shanghai,China.

Una adolescente china de 13 años intentó suicidarse para poder donar su hígado a su padre y poderle salvar así del cáncer que sufre, publicó el jueves el diario Shanghai Daily.

Chen Jin trato de quitarse la vida en enero, tras haber descubierto un informe médico que decía que a su padre sólo le quedaban tres meses de vida debido a un cáncer de hígado, según el diario."Mamá, siento no poder estar más tiempo contigo. Por favor, da mi hígado a papá y sálvale tras mi muerte", dejó escrito en un mensaje.

Chen se tomó 200 somníferos y además sufrió quemaduras tras perder el conocimiento envuelta en una manta eléctrica.

"Ama más a su padre que a ella misma", declaró su madre, Cui Lan, de 43 años, una obrera actualmente desempleada.

Chen fue hospitalizada en el mismo centro que su padre y pasó tres días en coma. Actualmente está en cuidados intensivos.

Su padre sólo supo lo sucedido al leer los periódicos del miércoles.
Uno de los principales portales de internet chinos, Sohu.com, lanzó una colecta de fondos porque la familia de la adolescente sólo cuenta con mil yuans (113 euros) al mes y los gastos de hospitalización son muy elevados en China, donde los reembolsos por cuidados médicos son muy bajos.
Unas 1,5 millones de personas esperan anualmente en China la donación de un órgano, pero sólo 10.000 lo reciben efectivamente, según cifras gubernamentales de 2007.

2 comentarios:

El Guardian Entre El Centeno dijo...

Que niña tan estupida.. :S.. suicidarse para darle un higado a su padre? :S..

Yo amo mucho a mi padre, pero para hacer eso...

Lo haría por un hijo, tiene mas logica no?.. que los más viejos mueran...

Es complicado.

Karina dijo...

Cuando en una sociedad llena de agresiones, violencia, humillaciones y fratricidios y donde la obediencia y el respeto a la autoridad son elementos casi perdidos entre la juventud, especialmente en la adolescencia, no puede dejar de causar un sentimiento muy intenso el conocer éste tipo de sacrificios de vida por amor a un progenitor. Sintiéndose con el derecho de ofender y de sobajar a sus padres, los hijos "de hoy", los hijos "modernos", los hijos de ésta sociedad tan enferma, tan viciada, tan depauperada y tan patética donde todo aquel que fomente por acción u omisión un granito de arena para destruir el respeto, donde el tema de que en todos los aspectos de la vida hay niveles (y que los hijos invierten y pervierten), donde en búsqueda de un igualitarismo y equidad social hay hijos que abusan y se vuelven igualados y ni con la mirada respetan cuando antes con una mirada entendían, donde los medios de comunicación de todos los tipos, electrónicos (televisión, radio, Internet), externos e impresos (revistas y periódicos) se refieren desde un "qué onda wey?" o un "ruco" a los padres se ha roto el límite y ahora los patos les tiran a las escopetas. Habrá sin duda quien vea exceso, un tufo a “old fashion”, una actitud retrógrada o un riesgo para los “derechos de los hijos”. A ésta gente habría que recordársele que por cada derecho siempre hay una obligación, es justicia pura y cualquier abogado de mediana instrucción lo avalará sin duda alguna. A ésta gente también habría que recordársele que también los papás tienen derechos, cuando sólo se habla de las obligaciones de los padres y uno de sus derechos elementales y básicos es que sean respetados. ¿Cuántas desgracias vemos diariamente como consecuencia del no entendimiento de la relación padre-hijo correcta? A Chen Jin le reconozco su heroísmo como hija, su gratitud infinita a su hijo y le agradezco profundamente el saber que aún existen seres que valen y seres que son humanos no sólo por su denominación sino por su evolución que los separa de los animales, aquellos que por no tener forma humana se les considera inferiores y que generalmente no lo son y no son depredadores como nosotros. Su ejemplo debería de difundirse no como una curiosidad de todos los días, sin duda, tendrá menos repercusión que si Paris Hilton se compró un auto nuevo o que Amy Winehouse tiene problemas de adicción a las drogas pero así somos, consumimos tontería y media. Por último, los padres de Chen Jin se pueden sentir muy orgullosos de ella. Que Dios los bendiga a los tres.