18 mayo, 2011

RELATO DE UNA DETENCION: 12.00 HORAS, HOTEL SOFITEL, HABITACION 2806

Imagen de la puerta de la habitación donde presuntamente ocurrieron los hechos.
Ap
ELMUNDO.es
Madrid
Pasaban 10 minutos de las 16.00 horas (20.00 GMT) de la tarde del sábado cuando el director del FMI, Dominique Strauss-Kahn, era detenido, acusado de agresión sexual, intento de violación y privación de la libertad, a bordo del avión que le llevaría de vuelta a París.
Comenzaba así la pesadilla para uno de los hombres más poderosos del mundo, después de que una de las asistentas del lujoso hotel neoyorquino Sofitel (donde la suite cuesta más de 2.000 euros la noche, si bien DSK pagó 525 dólares por una habitación normal y se le ofreció un 'upgrade' porque la suite estaba vacía, según han precisado el FMI y el hotel) le acusara de haberla intentado violar. Pero ¿cómo ocurrieron los hechos? ¿Qué pruebas puede haber contra él? ¿Cómo sucedió todo? Este es parte del relato con el que cuenta el equipo de investigadores de la Fiscalía de Nueva York.
A las 12.00 horas del sábado (15.00 GMT) la dirección del hotel pide a una de sus empleadas que acuda a la habitación 2806 a limpiarla, ya que en ese momento se encontraba vacía. Inicialmente, se dijo que los hechos se habían producido a las 13:00 horas, si bien posteriormente la policía neoyorquina aseguró que los hechos se habían producido una hora antes.
La presunta víctima es una mujer procedente de África y de 32 años, residente en el Bronx, casada y madre de una chica de 16 años. Según sus compañeros de trabajo y conocidos, es una trabajadora incansable.
La mujer utiliza su llave maestra, entra y se encuentra en el interior a un hombre de pelo canoso completamente desnudo. La asistenta intenta escapar, pero ya no le da tiempo. El hombre, al que más tarde indentificaría como el director del Fondo Monetario Internacional, le agarra y la lanza sobre la cama donde intenta violarla.
Ella, al parecer, y según informa la agencia de noticias AP, logra escapar y casi llega hasta la puerta. Sin embargo, presuntamente Strauss-Khan le alcanza y le mete en el cuarto de baño donde le obliga a practicarle sexo oral.
Cuando el hombre intenta rasgarle la ropa interior, la mujer se defiende y logra zafarse de él y escapar.
La mujer acude a recepción y denuncia ante sus compañeros que el hombre de la 2806 la ha intentado violar. Ante las heridas leves que presenta tras el supuesto intento de agresión, la empleada del hotel es trasladada al hospital, donde le realizan un examen completa y toman pruebas de ADN y de posibles rastros de la agresión.
Mientras tanto, el hotel ya ha avisado a la policía que tarda sólo 30 minutos en llegar desde que la mujer sale de la habitación. Pero cuando acuden a la habitación, ya no había nadie. Sólo encontraron un móvil y algunos objetos personales.
Según algunos testigos que se encontraban en el hotel, Strauss-Kahn llamó a su chófer y salió apresuradamente del hotel rumbo al aeropuerto John Fitzgerald Kennedy donde le esperaba un pasaje en primera de Air France rumbo a París. A las 12:28, Strauss-Kahn realizó el 'check out' en el hotel y, según la defensa, se marchó apresuradamente a comer con su hija.
"Strauss-Kahn tenía un prisa enorme", recuerda Mortem Meier, un director de ventas noruego, alojado en el hotel y que se cruzó cuando DSK se marchaba. "Él quería irse tan pronto como fuera posible. Parecía molesto y estresado", cuenta.
La policía ha revelado que una llamada de DSK al hotel desde el aeropuerto esa misma tarde, interesándose por el paredero de su teléfono móvil, fue vital para localizarle cuando se disponía a abandonar Nueva York.
Cuando la policía entro en el avión y se acercó al director del FMI, éste sólo pudo responder con un "¿Qué sucede?" y sin oponer resistencia y sin ser esposado acompañó a los policías hasta una celda de una comisaría del Midtown de Manhattan. De hecho, algunos testigos aseguran que la detención se hizo de manera tan discreta que sólo se enteraron de que ocurría algo cuando el vuelo se retrasó un poco.
De ahí fue trasladado hasta la Unidad Especial para Víctimas Especiales de Harlem donde ha permanecido hasta esta madrugada, cuando ha sido llevado al hospital para recoger muestras y analizar posibles arañazos de su cuerpo.