18 mayo, 2011

LA CAMARERA QUE DENUNCIÓ A DSK POR AGRESIÓN SEXUAL DECLARA HOY ANTE EL GRAN JURADO...

El hotel Sofitel, en Manhattan, donde se alojaba Strauss-Kahn.
AP
El gran jurado tiene hasta este viernes para decidir si se enjuicia a DSK
'No hay nada de consentimiento en lo que pasó', dice su abogado
Según la defensa de DSK, 'las pruebas no coinciden con una relación forzosa'

AFP
Nueva York
La empleada del Hotel Sofitel que ha acusado a Dominique Strauss-Kahn de agresión sexual declarará este miércoles ante el 'gran jurado', según Liberation. Este jurado popular tiene hasta este viernes para decidir si se enjuicia al director del FMI.
"Cuando el jurado escuche su testimonio y la vean, cuando ella pueda contar por fin su historia públicamente", van a ver que "las alegaciones de una relación sexual consentida son falsas", ha declarado este miércoles su abogado, Jeff Shapiro, a la NBC. "No hay nada de consentimiento en lo que pasó en la habitación del hotel", insistió el abogado.
En el sistema jurídico estadounidense, el gran jurado o jurado de acusación es un tribunal integrado por un grupo de entre 16 y 23 ciudadanos, cuya función consiste en aprobar o no la acusación presentada por la fiscalía en el caso de un delito mayor. Según explicaron fuentes judiciales a Efe, "se espera que desde ahora hasta el viernes, un gran jurado vote o no sobre si se enjuicia a DSK".
El abogado de la camarera ha insistido este miércoles en que su cliente sufrió una agresión, y no se trató de una relación consentida. Este lunes, en el tribunal, el abogado de Strauss-Kahn, Benjamin Brafman, declaró de manera ambigua: "Las pruebas médico-legales, a nuestro juicio, no coinciden con una relación forzosa", sin dejar claro si esta declaración respondía a una nueva línea de defensa tras haber negado todos los hechos.

La estrategia de la defensa
Los medios estadounidenses, apoyándose en una fuente "próxima a la defensa", señalaban este martes de que la defensa se basaría en afirmar que "la relación pudo haber sido consentida". Según The New York Post, la estrategia se basaría en que la camarera dijo 'oui' a los avances sexuales de DSK.
La acusación, por su parte, sostuvo el lunes que dispone de pruebas que muestran que había habido un intento de violación, basándose fundamentalmente en el examen médico practicado a la denunciante tras la presunta agresión.
La identidad de la camarera del hotel, de 32 años, no ha sido revelado y la mujer no ha hablado desde que estallase el escándalo, el pasado sábado. Sin embargo, su abogado ha declarado a la NBC que la mujer está dispuesta a cooperar en la investigación y a en la preparación del proceso judicial que podría iniciarse.
"Está dispuesta a hacer todo lo que se le pida y a cooperar con la policía y el ministerio público", ha dicho Shapiro. "No se propone nada. Ha hecho esto [denunciar] porque cree que había que hacerlo", ha añadido.