22 enero, 2011

REVISTA HOLA ENTREVISTA A RENÉ RODRÍGUEZ,COTIZADO MODELO DOMINICANO....

.....con alma de ‘roquero’Nos recibe en República Dominicana, su tierra natal, para que podamos conocerle mejor. Sin duda, una conversación llena de sorpresas Sonriente, saludable, amable... René Rodríguez nos abrió las puerta de su corazón. Una oportunidad de conocer a uno de los modelos más éxitosos y admirables. 
¿Sabías que su pasión es el ‘rock’, que está escribiendo un libro o que su corazón está locamente enamorado? Éstas sólo son algunas de las sorpresas que te desvelamos en esta entrevista con el modelo dominicano René Rodríguez (Santo Domingo, 11 de julio de 1989).
Una oportunidad de conocer no sólo su trabajo, sino también el espíritu de lucha y humanidad que posee este ‘modelo de Alta Costura’, que habló con hola.com en su país natal, República Dominicana.

- En primer lugar, ¿cuál fue tu primer contacto con el mundo de la moda?
Fue gracias a Luis Menieur. Yo estaba caminando por una plaza en Santo Domingo junto con uno de mis mejores amigos de la infancia y coincidimos con él. Ambos se conocían y así pude yo conocerle. Éste me propuso hacer ‘telecomerciales’ y accedí a probar suerte, a pesar de que existían ciertos estereotipos en mi país sobre los modelos masculinos. Sin embargo, preferí obviarlos y comprobar todo por mí mismo. A los tres días de mi encuentro con Luis Menieur, éste me llamó y me dijo que había sido elegido para estos trabajos. De hecho, me dijo que me tenía que marchar a Nueva York para participar en la semana de la moda, aunque, eso sí, antes tenía que hablar con mis padres.

-¿Qué años tenías?
Por aquel entonces, tenía 18 años recién cumplidos. Y, hasta ese momento, no me había planteado trabajar como modelo, aunque mi hermana sí lo hacía. Yo pensaba más en jugar al fútbol y en la música.

-¿Cuáles eran hasta ese momento tus proyectos de futuro?
Yo estaba estudiando odontología. Sin embargo, tuve que dejarlo porque no me daba tiempo, ya que comencé a hacer continuos viajes.

-El día que se acabe o decidas apartarte profesionalmente de la carrera como modelo, ¿será la odontología tu nuevo campo profesional?
Sí, pienso retomar estos estudios. Y, además, continuar con mi banda de ‘rock’ y terminar un libro que estoy escribiendo.

-¿'Rock' y escritura'? Háblanos de estas dos facetas tuyas, prácticamente desconocidas para el gran público.
Por un lado, estoy escribiendo un libro. Es un trabajo de superación personal en el que reflejo el mundo tal y cómo yo lo veo, hablo de los pros y contras del comportamiento humano, de lo que no concibo como tabúes sociales, de las regals, de las normas, de las políticas... Podía decir que, además, es muy espiritual. También hablo de la profesión de modelo, de mis experiencias. Y, en cuanto a la música, pertenezco a una banda de ‘rock’, Astronautas Clandestinos. Es de un buen amigo mío, mi profesor de música. Él me enseñó a cantar y a tocar la guitarra.

-¿Cuál es tu puesto dentro de Astronautas Clandestinos?
Soy el guitarrista y segundo vocalista. Canto las canciones en inglés, ya que es un idioma que domino junto con el español, francés e italiano. Ahora, además, estoy componiendo.

-¿Se podría decir que sois un grupo de éxito?
Todo va muy bien, ya que la gente nos está apoyando y eso que en mi país es muy difícil el éxito del ‘rock and roll’ nacional porque, aunque hay mucho roquero entre la gente joven, se apoya más el ‘rock’ extranjero. Lo que sí se apoya es la música tradicional, tropical, el merengue, la salsa... No obstante, recientemente, el ‘rock’ está creciendo aquí. Nosotros hacemos giras en bares, como, Hard Rock Café... pero nos falta salir del país. Estoy estudiando poder ir a México, país en el que es increíble cómo se apoya el ‘rock’.

-Por la forma de hablar, se ve que la música te fascina. ¿Cambiarías las pasarelas por un escenario?
¡La música es mi pasión! Ser modelo me gusta, pero no es mi pasión.

-Para los que quieran conocer tu trabajo en el grupo, ¿dónde pueden verlo?
Tenemos página en facebook y en myspace. Ahí, nos pueden conocer bien.

-Entonces, aunque no es tu pasión, ¿qué hace que la moda siga atrapándote?
Recuerdo mi primer ‘show’. Fue sin música y todos caminábamos en silencio. Había muchos chicos nuevos, todos nerviosos. Y yo pensé “oye, afuera todos los que hay son personas como tú, aquí no hay caníbales”. Era un desfile de Duckie Brown. Luego, llegó otro ‘show’, para Lacoste; un mes después, ya cuando me encontraba de vuelta en Santo Domingo, me llamaron para participar en la campaña de Lacoste; y, a la semana siguiente, para la de Benetton.

-¿Contento con este comienzo?
Sí. Además, se rompieron muchos tabúes porque vi que era algo serio, una empresa. Y, con ello, hice que también se cambiara mucho la perspectiva que tenían los dominicanos acerca de un hombre como modelo. De hecho, soy el primer modelo dominicano de la historia. Conocía modelos de descendencia dominicana, pero nunca uno nacido y criado aquí. Por eso, cuando llegué, todo el mundo quería saber cómo era todo. La prensa, los periódicos... Todos estaban interesados. Fue una experiencia muy linda y un hito en la historia.
Nos recibe en República Dominana, su tierra natal, para que podamos conocerle mejor. Sin duda, una conversación llena de sorpresas René Rodriguez y Arlenis Sosa son dos de los modelos que entraron a formar parte del mundo de la moda gracias al visionario Luis Menieur. En la imagen, ambos posan con este diseñador y representante de modelos durante la pasarela DominicanaModa 2009.

-¿Orgulloso entonces de marcar ese hito?
Sí, aunque a veces es muy difícil, pues no es sólo ponerse delante de una cámara. Eso es la parte divertida. Luego, hay otro lado más triste, fuerte... Existen muchas quejas, hay modelos que sufren depresión, que incluso han llegado a suicidarse, que caen en las drogas... A mí, afortunadamente, no me afecta tanto porque estoy en contacto con mi familia y tengo un gran apoyo en mi novia.

-Sinceramente, ¿qué puede llegar a romper el equilibrio interno de un joven que comienza a trabajar como modelo?
Uno conoce mucha gente nueva, comienza a tener nuevas amistades... Las coges cariño, al igual que a la diversión y a vivir como un ‘rockstar’. Todos se divierten y, a veces, no quieres que se acabe y empiezas a coquetear con las drogas. Y pierdes contactos. También puedes deprimirte. Tengo un amigo que está enganchado a los antidepresivos... Además, tengo otro amigo, Tom Nicon, que estaba en mi agencia y el pasado año se suicido. Eso es lo que pasa, que uno decae.

-Pero ahora son muchos los casos de modelos que no han superado la presión. ¿Por qué ahora y no antes?
Ahora, la gente es más extremista. Quieren hacer todo en exceso. Quieren llamar la atención y no importa con qué tipo de fama sea, negativa o positiva, pues sólo quieren conseguirla. Personalmente, yo no soy de muchas fiestas. Me gusta la tranquilidad, salir a cenar... Por ejemplo, puedo beber algún ‘trago’, pero en casa.

-También, para esa tranquilidad, influirá la gente con la que te rodees, ¿no?
Sí. Por ejemplo, tengo un buen amigo, el modelo español Joan Pedrola, que es hombre más divertido que hay en el mundo. Es muy buen chico. Y, como él, también tengo otros amigos españoles muy especiales que son buena gente. Se divierten, viven la vida, pero siempre con los pies en la tierra. Saben lo que quieren.

-Racional, comedido... ¿Cómo te enfrentas a la vida?
Aprovecho cada segundo del día, cada momento que me da la profesión de modelo y cada oportunidad, ya que sólo pasan una vez y se van. Tengo claro el presente, pero sin olvidar que el futuro existe. Por ejemplo, yo al principio tome la moda para ayudar a mi familia porque vivíamos una situación económica mala. Ahora, sigo trabajando en las pasarelas por seguir ayudándoles y para formar las bases de mi futuro como padre.

-¿Te gustaría entonces ser padre?
Mi sueño más grande es ser padre. Tener una niña linda y preciosa. Eso es lo más bello del mundo.

-¿Quizá por eso cuides tanto el presente, para un futuro en familia digno?
Quiero que mis hijos me recuerden por quien yo era y por el tipo de padre que era. Tengo unos padres maravillosos que, si yo quiero algo y aunque no puedan, hacen el sacrificio más grande del mundo para conseguirlo. Eso son unos padres, un tesoro.

-¿Será difícil separarte de ellos en cada viaje?
Es muy fuerte separarte de ellos. También hacerlo de mi novia. Ella se vuelve loca cuando llego.

-¿Viajas menos por esta razón?
Intento acortar los viajes. Por ejemplo, me voy, pero vuelvo y me quedo un mes aquí. A veces, mi novia me acompaña, por eso siempre es más fácil desplazarme por América. Afortunadamente, ella viaja mucho, le gusta y le encanta conocer nuevas cosas. Eso me viene muy bien para que me acompañe.

-¿También es modelo?
Sí. Trabaja como modelo en mi país, aunque lo hace como ‘hobbie’. ¡Ya quisiera yo que lo hiciera profesionalmente porque es preciosa! Pero estudia arquitectura.

-¿Puedes hablarnos de ella y de qué representa para ti?
Se llama María Dolores Mejía, aunque es más conocida como Mariloli, y es un ser humano increíble. He tenido muchas novias que quise mucho, pero, cuando la conocí a ella, todo el mundo desapareció, nada existía. De nosotros opinan que somos dos mentes idénticas y, aunque se dice que dos personas iguales no congenian, creo que es todo lo contrario.

-Una experiencia que bien podría ser un capítulo de tu libro. Por cierto, ¿para cuándo se publicará?
Es un proceso largo. De hecho, ese libro no tiene precio. Llevo un año escribiendo y ya va muy avanzado, pero todavía queda porque quiero hacerlo bien. No quiero que, con los años, lea el libro y vea que he cambiado de pensamientos y tenga que corregirme.

-¿Habrá experiencias en el libro que hayan podido haberte hecho pensar en decir adiós al mundo de la moda?
¿Una? No sabes la cantidad de veces que he dicho que lo dejaba. Por ejemplo, la primera vez que fui a París fue muy triste. No conocía a nadie, no tenía mucho dinero, no hablaba con la gente... Me sentí muy solo y lloré. Llevaba mucho tiempo sin llorar. De hecho, puedo contar las veces que he llorado en mi vida y esa fue una. Fue un momento tan triste que me dije que no quería hacer eso y que me volvía a casa.

-¿Qué te hizo cambiar de opinión?
Empecé a conocer amigos, mis amigos españoles. Siempre van conmigo. Vamos a Milán y vienen, vamos a París y vienen... Ya no me siento solo.

-Y hablando de modelos españoles, ¿cuál es tu ideal?
Admiro a Jon Kortajarena, es increíble. Él y Joan Pedrola y River Viiperi son los más talentosos. Y Andrés Velencoso... ¡una estrella!

-“Talentosos, una estrella”... Y tú, ¿cómo te defines como modelo?
Me considero uno más, del montón. Me conocen en la calle, en París, en Milán, en Nueva York... y me llaman por mi nombre. Veo que me siguen y apoyan, y eso me llena de orgullo. Me divierto con esta profesión. No puedo decir que me gusta, pero sí la disfruto. Por otro lado, dicen que soy un ‘top model’, pero yo me defino de otra forma.

-¿Cómo?
Hay diferentes clases de modelo: modelo comercial, de Alta Costura, ‘top models’ y ‘supermodels’... Yo soy de Alta Costura. Y, aunque como he dicho me consideran ‘top model’, yo no me lo creo.