18 diciembre, 2010

EL VATICANO INTENTÓ PROTEGER A UN CURA PEDERASTA DE DUBLÍN, HOY ENCARCELADO....



Un pájaro vuela cerca de la cruz papal del Parque Phoenix, a kilómetros de Dublín.
ReutersSe trata de un capítulo censurado del informe sobre pederastia en Irlanda
El documento desvela cómo Roma intentó cubrir a un sacerdote


ELMUNDO.es
Dublín


Actualizado viernes 17/12/2010 20:03
El Vaticano quiso frenar a la Iglesia irlandesa en su intento de destituir a un sacerdote pedófilo cuya actitud era conocida desde principios de 1970. Esta es una de las conclusiones censuradas de un informe sobre abuso clerical que publica hoy el periódico 'The Guardian'.
El cura Tony Walsh, encarcelado la semana pasada por violar a niños, es nombrado en el informe como uno de los peores abusadores de menores de la archidiócesis de Dublín.
El capítulo describe cómo los líderes de la Iglesia ordenaron la destitución de Walsh en 1993, después de recibir quejas de abuso durante 15 años. El Vaticano desoyó el veredicto y ordenó que se le mandara a un monasterio irlandés.
Walsh fue destituido, finalmente, en 1996, después de que la policía abriera una investigación criminal porque el sacerdote atacó a un niño en el lavabo de un pub tras el funeral de un familiar.
La Iglesia católica ha intentado evitar la publicación del capítulo 19 del informe, el que concluye que se ha cubierto la pederastia en la archidiócesis de Dublín de forma habitual.
El texto indica que Walsh abusó de niños desde 1970 y que sacerdotes, monseñores, obispos e incluso el arzobispo de Dublín, Desmond Connell, sabían de su actitud.
Un claro ejemplo es la primera queja, que apareció en 1978, dos días después de ser nombrado sacerdote de Ballyfermont, al oeste de Dublín, y nada se hizo. El informe declara "impactante" la carta del arzobispo Connell agradeciendo a Walsh la labor realizada al frente de Ballyfermont.
Más de 100 sacerdotes católicos de la diócesis de Dublín están acusados o son sospechosos de abusar sexualmente de 390 menores de edad desde 1940, según un informe del obispado de la capital irlandesa, confirmaron fuentes eclesiásticas.
Esta noticia se suma a las decenas de polémicas que han surgido en torno a esta asunto en los últimos años. Tanto es así, que el Papa, Benedicto XVI, ha pedido disculpas en varias ocasiones e incluso ha instado a los obispos a mostrar humildad ante las víctimas de pederastia.
Porque la diócesis irlandesa no es la única en el punto de mira. Este año, Bélgica también ha sido protagonista en el escándalo de abusos de menores por parte de sacerdotes católicos.