12 marzo, 2011

PESE AL PÁNICO, DESCARTAN LA : "TEORIA DEL FIN DEL MUNDO".....


COMO UNA PELÍCULA DE TERROR. El agua sobre las viviendas y escombros por doquier impactaron a los japoneses. REUTERS

Sábado 12 de Marzo de 2011
El sismo no afecta en nada a la Argentina. Un experto de la UNT afirmó que este tipo de movimientos se registran, cíclicamente, desde que existe la Tierra, hace unos 4.500 millones de años. Las explicaciones científicas
"Se viene el fin del mundo", se escuchó en la calle, en los bares y en los pasillos de oficinas públicas y privadas. La mayoría en tono de chiste y algunos con preocupación real, pero a todos se les cruzó por la cabeza la idea de que no es normal que hechos naturales de esta magnitud sucedan en el mundo.
Respecto del terremoto ocurrido en Japón, los expertos aclararon -en primer lugar- que no afecta en nada a la Argentina. Según Marcelo Peña, experto del Instituto Nacional de Prevención Sísmica (Inpres), los terremotos de estas dimensiones se dan en países y lugares cercanos con el contacto entre placas tectónicas.
El técnico aclaró que el hecho no debiera afectar en nada al territorio argentino porque está en el otro punto del globo terráqueo y sobre placas distintas. Consideró que por su magnitud (8,9 en la escala Richter), el terremoto que devastó Japón se ubica en el quinto lugar en el ranking mundial, desplazando al sismo ocurrido en Chile el 27 de febrero de 2010.
¿Y Tucumán?
Respecto de qué puede suceder en nuestra provincia, la consulta de LA GACETA recibió una respuesta contundente: Tucumán se extiende sobre una sola placa tectónica y esa naturaleza hace inadmisible, según los especialistas, que sufra los efectos de un movimiento de esa magnitud. "Nunca vamos a sufrir algo que se le parezca", dijo el doctor en Geología, Luis Suayter.
El especialista explicó además que en estos áreas se registran terremotos de intraplacas, a diferencia de los sismos de la zona del pacífico, caracterizada como área de riesgo, donde se originan desplazamientos de grandes masas de tierra por el choque de placas (interplacas), lo que desemboca en tsunami.
"La violencia aquí es morigerada debido a que se producen sobre fallas locales", describió Suayter, quien es profesor en la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) y en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN).
Lo que aconteció en Japón fue un nuevo reacomodamiento de dos o más bloques, lo que desencadenó un gran desplazamiento de la tierra y, en sucesión, de una gran masa de agua o tsunami.
En los últimos años se ha suscitado una reacción en cadena, que incluyó el terremoto de Haití, Chile, Nueva Zelanda, entre otros. "Todo está vinculado y unido bajo una misma corteza terrestre. Es de no acabar y es inevitable", enfatizó el experto.
"Es normal, vulgar y silvestre. (El terremoto o el tsunami) no es un castigo de Dios. La Tierra tiene 4.500 millones de años y estos desplazamientos se produjeron durante todo ese tiempo. Ocurría antes; la diferencia es que los hechos ahora se conocen en forma inmediata", expresó Suayter.
Por otra parte, en lo que se refiere a la relación económica entre Argentina y Japón, el comercio exterior argentino no estaría directamente afectado por el terremoto, más allá de las consecuencias que el suceso tendría en la economía mundial. Mauricio Claverí, analista de comercio exterior de la consultora Abeceb.com, aseguró a la agencia DyN que no se ve un impacto significativo, porque la mayor parte de las exportaciones de la Argentina son commodities. De acuerdo con datos del Indec, las exportaciones argentinas al Japón fueron en 2010 de U$S 858 millones, el 1,2% del total, en tanto las importaciones alcanzaron a U$S 1.191 millones, el 2% del resultado global.